Ir al contenido principal

OBJETOS EXTRAÑOS EN LA NAVIDAD


Creo que mi mejor imagen de la Navidad es la que filmó Berlanga en "Plácido", clásico y obra maestra del cine universal. Creo que allí está todo lo que se debe saber sobre esas celebraciones religiosas revestidas de tradición, de familia y de felicidad a la burguesa. Aunque Berlanga tuvo la ocurrencia genial de retratarla des de la pobreza de aquella España triste que no dista mucho de la actual: los comedores sociales estuvieron hasta arriba en la Navidad de 2023. Hay un dato sorprendente en los comedores sociales: este año aparecieron más voluntarios que comensales en algunas parroquias de las que reparten comida. Sorprende y da que pensar.

Así, mientras unos acudían a las largas mesas austeras de las entidades que reparten comida, el Rey largaba un discurso algo autista, que huele a reivindicación urgente de su figura en un decorado pomposo y autoreferencial, acartonado y entre grandes murallas de piedra y de símbolos de poder. Bienvenidos a la decadencia de la monarquía.

Las noticias de la tele se inflaman retratando tradiciones y papás noeles. Es muy raro este tipo que Coca-cola vistió de rojo y enterró el verde hoja original, personaje nórdico pagano y muy extraño que nos remonta a ritos ancestrales y adoración de la naturaleza vegetal. Pienso en la obra tan fascinante de James G. Frazer, "La rama dorada" que tanto me impresionó en la juventud. Y luego pienso en el "tió", más raro todavía, más oscuro casi siniestro.

Cuando yo era niño nadie le pegaba bastonazos a un tronco muerto para celebrar la Navidad. Por lo menos en Barcelona. Eso llegó luego, más tarde, cuando Cataluña volvió la mirada hacia el paisaje interior y anterior en busca de sus identidades nacionales y románticas. Sospecho que TV3 decidió promover este ambiguo ritual como algo específicamente catalán: la Cataluña obsesionada por encontrar signos de identidad únicos que demuestren el famoso "hecho diferencial". Me temo que no tardará en darse cuenta alguien: aporrear el tió es un acto que celebra la violencia como método para conseguir regalos de otro, y contiene un tétrico mensaje de maltrato. En estos tiempos puristas, la indulgencia con tan macabro acto solo se explica en aras del patriotismo. Si es catalán, es bueno. 

Y si resulta difícil creer en un tipo que lleva un trineo volador en un país sin trineos ni renos, barbudo a imitación de Júpiter y del Yahvé de la Capilla Sixtina, díganme ustedes como un niño puede creer en un pedazo de tronco que suelta regalos cuando se le pega una buena paliza. Lo llaman la magia de la navidad, y es eso que en literatura se llama la suspensión de la incredulidad y que creo que acuñó Samuel Coleridge cuando reflexionaba sobre la literatura fantástica. Pero la suspensión de la incredulidad no es algo del arte ni de la navidad: es nuestra forma de pensar y la practicamos constantemente. Queremos creer a toda costa y en lo que sea, y la metafísica está presente en nuestras vidas atolondradas: en la capacidad del amor para volvernos buenos, en que el veganismo nos hará evolucionar, en que el budismo es la mejor religión para el siglo XXI, en que Cataluña es una nación milenaria y superior, en que los animales y las personas tienen los mismos derechos, en que el universo nos tiene en cuenta y conspira para hacernos felices, en que la ciencia resolverá todos los problemas.

Diría que tanta devoción nos procura más infelicidad que otra cosa, puesto que el idealismo choca cada día contra el escollo de la realidad y el deseo de ser crédulos como niños podría llevarnos, incluso, a votar a Milei.



Comentarios

  1. Como andaluz, me resulta sorprendente, pegarle a un tronco con un palo, para que cague regalos. Pero mi actual familia, mis hijos y sobre todo mis nietos, son catalanes, algunos con segundo apellido muy catalán. Así, que hay que participar, ayer me tocó tenerlos encerrados en la cocina cantando villancicos(en todos los idiomas),mientras engordaban al "bicho". Engordé un kilo de satisfacción.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En Teresas te aseguro que hubieron colas de aquellas antológicas, eso este domingo, a las 12´30, después de misa en el convento de Sant Agustí.
    Lo del señor de rojo cocacolero ya sabes por qué fue, fue por la potencia de la propaganda y de la imagen dela marca de la zarzaparrilla.
    Desde su creación, el abuelo barba blanca iba vestido de verde, pero la bebida que está siempre a "un minuto de usted", ha podido con el imaginario colectivo y cambió de color.
    En las barracas no conocía cagatio ninguno, y en el barrio del Rabal, tampoco. Se empezó a nombrar cuando tenía ya quince años, pero en esa época a mí ya me preocupaban las mujeres de carne y hueso y no los troncos apaleados.
    Cada vez hay menos banderas y trapos con colores en los balcones, eso nos da una idea de como está el souflé del prosses, caduco, lo que sucede es que siempre lo alimentan desde las sedes de los que viven del partido, léase Junts o ER, no hay más, porque si haces números ER no tiene más de 7.500 asociados, y los afiliados a Junts son unos 6.500, ya ves, pero mueven hilos, que no ganas.
    Milei está entre nosotros hace tiempo...o no sabes quién es la alcaldesa de Ripoll?
    Un abrazo



    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HABLE (Y ESCRIBA BIEN) EN CRISTIANO

Sabrán ustedes que la Generalitat de Cataluña se empeña en mantener la lengua catalana con oxígeno en vena y desfibriladores en cada esquina. Sabrán que, asociada con la Plataforma per la Llengua, procede a una rigurosa vigilancia de la lengua que usa la ciudadanía y, en especial, los trabajadores públicos. Es conocida, por bochornosa, la vigilancia en los patios de las escuelas. También es conocido el numeroso voluntariado que, por idealismo patrio, dedica parte de su vida a la labor de investigación, denuncia y amonestación en vivo o en las redes, y que señala a los malos patriotas o, simplemente, a la ciudadanía que les gustaría expulsar del mapa. Que se'n vagin! Sin embargo, la realidad resiste tal como suele hacerlo. Si hace 60 millones de años un enorme cometa pretendía terminar con los dinosaurios, resulta que solo se cargó a los mastodontes. Pequeños y medianos campan tan panchos, por aquí entre nosotros. (Quizás no se les ve muy felices, pero aquí están con sus trinos y su

EL FRACASO MORAL CATALÁN

The Objective, 2021 Con pocas horas de diferencia he escuchado a Marta Rovira y a Josep Rull. En ambos hay algo extemporáneo. Rull habla de la potencia simbólica de su nombramiento como presidente del Parlamento regional tras pasarse unos años engrilletado (sic). Rovira, de un país del que conoce sus verdaderas necesidades. Creo los dos solo pretenden mantener sus propios privilegios, sus cuotas de poder bien repartidas. El nacionalismo catalán no sale del feudalismo, ahora más tecnológico. Los años del procés nos habituaron a este lenguaje abstracto sobre entidades predemocráticas: la nación, el pueblo, las esencias, la lengua propia . Quizás ahora le han añadido los trenes, más que nada por nombrar algo tangible. ¡Los trenes! Si ustedes conocen los Ferrocarriles de la Generalitat sabrán quienes viajan en esta línea, y también deberían saber quien viaja con Renfe. Hablamos de las dos líneas, casi paralelas, que van de Barcelona hacia el Vallès (Terrassa, Sabadell). Renfe transita Badi

UNA LLENGUA PERVERTIDA

Fa anys que escric en castellà en aquest blog. Fou el fruit una decisió pensada, tot i que també el resultat d'una reacció. No obstant això, la meva llengua materna és el català. No tan sols això: el català és la llengua que intento ensenyar cada dia a l'alumnat, des de fa molts anys. La meva professió, allò al qual dedico hores i esforç. A un alumnat d'altres llengües maternes. I els asseguro que no és fàcil ni agraït. I no tan sols això: gairebé tot el que he publicat en paper ho he fet en llengua materna. Seria absurd imaginar que sento odi per l'idioma en què em parlava la mare. No odio el bressol. Si li trobo més o menys plaer a la vida és una altra qüestió, això tampoc no és fàcil en aquest món. Però tenir el català com a llengua materna no m'identifica més que tenir els cabells negres (ara grisos), els ulls marrons o un lleuger dolor al genoll dret. M'ha tocat així i ho accepto i ho estimo en aquesta mesura. No aniria a una guerra dels que sentim dolor al