Ir al contenido principal

VOX HA GANADO LAS ELECCIONES


Bueno, quizás Vox no gane las elecciones. Pero el partido de Abascal y de Desokupa y de los fondos buitre ha conquistado gran cantidad de espíritus. Incluyendo en esta victoria a muchas personas de la clase trabajadora y a muchas que suelen posicionarse como personas de izquierdas.

Habrán escuchado ustedes a esas personas trabajadoras que se sienten amenazadas por el islamismo o el feminismo. Habrán escuchado ustedes a las personas LGTBI que prefieren a la ultraderecha porqué el islam se opone a sus derechos. O a aquéllos que se sienten víctimas de una ocupación súbita de su casa mientras han salido a comprar el pan. A aquéllas personas que se sienten a merced de una denuncia por delito de odio, en esa extensión imparable y casi infinita del código penal que promovió Podemos. 

"A mi me cancelaron una cuenta en Facebook por delito de odio y por eso votaré a la ultraderecha, que me garantiza la libertad de expresión". Eso lo habrán escuchado ustedes. Que la ultraderecha es la garantía de la libertad individual, la libertad para tomarme cañas durante el confinamiento. Habrán leído ustedes a periodistas que abogan por esas libertades, como el protofascista Xavier Rius, que se manifiesta por la libertad de Desokupa. Mi cuñado (mientras se zampa un chuletón de Ávila en su punto, jugoso y sangriento), me cuenta que se siente amenazado por el feminismo mal entendido. Y usted le ha aplaudido.

Usted debe estar a favor de la libertad. Sin acordarse de que la libertad, sin previa igualdad, solo es la libertad del lobo para comerse a las ovejas.

Ustedes habrán escuchado que la Ley de Irene Montero ha soltado a muchos presos por delincuencia sexual. Y eso me lo dijo una compañera de trabajo que se las da de muy de izquierdas. Quizás no sepan que jamás una reforma legal había generado tantas revisiones de condena como ésta. Y eso no quita el error de Montero, pero hay que saberlo todo. Montero se equivocó, pero solo porqué no calibró la potencia del fascismo agazapado en el sistema judicial.

Habrán escuchado ustedes que Bildu nos gobierna. Y quizás lo hayan repetido: que nos gobierna ETA. Sin recordar que ETA despareció y que Bildu no tiene un solo ministro. Quizás haya dicho usted que el feminismo no está bien entendido, y que la mujer más feminista es la madre que pare y sigue en su trabajo, sin acogerse a la baja maternal. Lo dijo la señora Ayuso, que promovió entre aplausos muy distraídos la negación de un derecho ganado a pulso. O quizás haya dicho usted que la izquierda está en contra de la vida por defender el aborto libre y la eutanasia

En mi entorno laboral me soltaron: el islam es una invasión silenciosa. Me lo dijeron compañeras que se postulan de izquierdas, progresistas e incluso independentistas. De nada me sirvió contar que en los musulmanes yo veía a obreros mal pagados, a alumnos que se esforzaban por aprender el catalán y el castellano, y que rezar a un dios o a otro es una opción íntima e inocua. Y que está amparada por la Constitución.

¿Han escuchado ustedes que la delincuencia es extranjera en su mayoría? ¿Lo han repetido alguna vez? ¿Lo han escuchado sin rechistar en la barra del bar? ¿Se les ha ocurrido que la inmigración vive de paguitas y que las mujeres musulmanas obtienen cochecitos para pasear a sus bebés subvencionados por los servicios sociales del ayuntamiento? 

¿Ha dicho usted alguna vez que Sílvia Orriols dice las verdades que nadie se atreve a decir? ¿Se ha preguntado usted porqué los votantes de Ripoll pasaron del independentismo de Junts al fascismo de Orriols con tanta facilidad? ¿Era el independentismo el prólogo del fascismo? 

Vox no ganará las elecciones, pero quizás lo haga el señorito del cortijo que mueve sus hilos y dice que ahora pacto en Valencia o ahora no pacto en Murcia. O no pacto y luego sí en Extremadura. Vox ha ganado los corazones de las personas que creen que el sistema ha fracasado y hay que liquidarlo. Para darle paso al poder de Blackstone y a Desokupa, los más antisistema del mundo mundial. 

Esa es la tragedia de nuestro mundo, de nuestra querida y desdichada España. La España bipolar que no sabe si avanzar hacia el siglo XXI o retroceder hasta el XIX.

Pero hasta un XIX con los fondos buitre de hoy, que es lo que cuenta el señor Feijóo mientras mantiene su aspecto de gallego casi tonto que pasaba por aquí. Mientras les deja a los dóbermans el trabajo sucio.

Lo que nos jugamos es la democracia. 

Comentarios

  1. Hablas de la tragedia de España bipolar. tengo familia en Italia, y tres cuartos de lo mismo. No hablemos de Francia, Polonia, Hungría, Holanda y los tres nórdicos, Finlandia, Suecia y Dinamarca. Los alemanes han vuelto a sacar mayorías en partidos que están vetados.
    Esto es una globalización, y esto no es sólo español ni bolsonariano, ni trumpista, es lo que hay y se ve, otro cambio de paradigma, como bien pones en el inicio del escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que estamos ante una tendencia del mundo occidental. Pero en alguna poarte debe de empezar la respuesta. España es una posibilidad. De otro modo, les dejamos a las generaciones próximas un paisaje muy lamentable.

      Eliminar
    2. Me gustaría, si es que lo sabes esbrinar, si es que tienes ese don del que yo carezco, que me digieras, me saques de dudas y confusión y pudieras colocarme en su justa medida las declaraciones nada sospechosas por ultras, de las que hizo gala la Sra Yolanda Díaz y de las que se ha retractado, es evidente, sobre la censura a los periodistas y que constaban en el programa de SUMAR: 5.3.1. Artículo 29, que como no será creíble, lo traspongo en un enlace de un diario rancio, pero que aún lo mantenía (puede ser por ese hecho).:
      https://www.20minutos.es/noticia/5145337/0/asi-era-comite-verdad-proponia-sumar-regular-prensa-rectificado-criticas-recibidas/
      La pregunta es: ¿ La tendencia es sólo por parte de la ultraderecha o toca también , de ramalazo, a las nuevas formaciones que hacen gala de su progresismo asimétrico?
      Un abrazo

      Eliminar
    3. A priori, y por tradición personal, votaré al PSOE el 23J, sin dudas de ninguna clase. Pero debo reconocer que Díaz es una propuesta interesante y muy sensata. Su propuesta de la herencia de 20.000 € es algo bien pensado y en sintonía con otras propuestas de las socialdemocracias europeas. Lo que nos estamos jugando es demasiado grave como para andarse con remilgos. Eso no quita que las izquierdas más ideológicas cometan errores, y par ello dejo el enlace a la ponencia final de la UPEC, muy oportuna. Pero hay que andarse con cuidado con las propuestas de libertad de la derecha, y la potencia de sus medios de comunicación. Uno debe saber quién está detrás de cada medio .
      https://www.youtube.com/live/0MKIG5tno6k?feature=share

      Eliminar
    4. Gracias por el enlace. Desconocía su existencia. Las cosas se han vuelto muy complejas, y yo, desde mi óptica, lo que he visto es una ayuda inmoral por parte del PSC catalán ( y me sabe mal por el Sr Illa, al que conozco como filósofo, pero no como político) a todo este entramado del proses. Se puede opinar desde lejos, y ser muy progresista, pero el nativo de aquí, y al que ha perdido relaciones de aquí, y al que le han dado de lado los de aquí y en esos mismos parámetros no han ayudado en el porcentaje que debían hacer los socialistas de aquí solo por quedar bien con los del proses de aquí, pues como que no lo veo.
      Los socialistas me han decepcionado. Así, simplemente.
      Gracias por tu aclaración y tu respuesta.
      salut

      Eliminar
  2. En efecto, Lluis, no me vale justificar nuestra inacción con el argumento de las tendencias en otros países europeos o en los USA. Pero las elecciones próximas serán decisivas cara a lo posible o a lo lamentable.

    ResponderEliminar
  3. Yo no justifico nada, y no me vale que no valga, yo pongo lo que hay y pregunto, porque queda claro que no estoy en la posesión de la verdad absoluta, pero con setenta años, algo habré visto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HABLE (Y ESCRIBA BIEN) EN CRISTIANO

Sabrán ustedes que la Generalitat de Cataluña se empeña en mantener la lengua catalana con oxígeno en vena y desfibriladores en cada esquina. Sabrán que, asociada con la Plataforma per la Llengua, procede a una rigurosa vigilancia de la lengua que usa la ciudadanía y, en especial, los trabajadores públicos. Es conocida, por bochornosa, la vigilancia en los patios de las escuelas. También es conocido el numeroso voluntariado que, por idealismo patrio, dedica parte de su vida a la labor de investigación, denuncia y amonestación en vivo o en las redes, y que señala a los malos patriotas o, simplemente, a la ciudadanía que les gustaría expulsar del mapa. Que se'n vagin! Sin embargo, la realidad resiste tal como suele hacerlo. Si hace 60 millones de años un enorme cometa pretendía terminar con los dinosaurios, resulta que solo se cargó a los mastodontes. Pequeños y medianos campan tan panchos, por aquí entre nosotros. (Quizás no se les ve muy felices, pero aquí están con sus trinos y su

EL FRACASO MORAL CATALÁN

The Objective, 2021 Con pocas horas de diferencia he escuchado a Marta Rovira y a Josep Rull. En ambos hay algo extemporáneo. Rull habla de la potencia simbólica de su nombramiento como presidente del Parlamento regional tras pasarse unos años engrilletado (sic). Rovira, de un país del que conoce sus verdaderas necesidades. Creo los dos solo pretenden mantener sus propios privilegios, sus cuotas de poder bien repartidas. El nacionalismo catalán no sale del feudalismo, ahora más tecnológico. Los años del procés nos habituaron a este lenguaje abstracto sobre entidades predemocráticas: la nación, el pueblo, las esencias, la lengua propia . Quizás ahora le han añadido los trenes, más que nada por nombrar algo tangible. ¡Los trenes! Si ustedes conocen los Ferrocarriles de la Generalitat sabrán quienes viajan en esta línea, y también deberían saber quien viaja con Renfe. Hablamos de las dos líneas, casi paralelas, que van de Barcelona hacia el Vallès (Terrassa, Sabadell). Renfe transita Badi

UNA LLENGUA PERVERTIDA

Fa anys que escric en castellà en aquest blog. Fou el fruit una decisió pensada, tot i que també el resultat d'una reacció. No obstant això, la meva llengua materna és el català. No tan sols això: el català és la llengua que intento ensenyar cada dia a l'alumnat, des de fa molts anys. La meva professió, allò al qual dedico hores i esforç. A un alumnat d'altres llengües maternes. I els asseguro que no és fàcil ni agraït. I no tan sols això: gairebé tot el que he publicat en paper ho he fet en llengua materna. Seria absurd imaginar que sento odi per l'idioma en què em parlava la mare. No odio el bressol. Si li trobo més o menys plaer a la vida és una altra qüestió, això tampoc no és fàcil en aquest món. Però tenir el català com a llengua materna no m'identifica més que tenir els cabells negres (ara grisos), els ulls marrons o un lleuger dolor al genoll dret. M'ha tocat així i ho accepto i ho estimo en aquesta mesura. No aniria a una guerra dels que sentim dolor al