Ir al contenido principal

UNA SOLA LENGUA, UNA SOLA PATRIA, UN SOLO DIOS

El eslógan de la Generalitat de Cataluña para conmemorar el 11 de septiembre de 2023 es "Una llengua". Cuando lo vi se me erizaron los pelos del cogote: algo retumbaba en mis adentros, y no tardé mucho en recordarlo con horror: "Una grande y libre" (que ni era libre ni era grande).

A uno le extraña que nadie haya caído en la nefasta coincidencia: la frase habrá pasado por comisiones y despachos políticos, técnicos, algún catedrático sesudo, publicistas y el de las fotocopias. Excepto este último, los demás cobran un pastón solo por pensar y mantener las posaderas en una butaca de polipiel.

Pretender que en Cataluña se habla una sola lengua parece una broma, o una contumaz declaración de ignorancia. Pero la lengua es la nueva trinchera, una vez abandonada la independencia unilateral. Hay que mantener a la parroquia entretenida con batallitas. A poder ser, con batallitas perdidas de antemano. Eso es lo que mantiene alta la moral: el martirologio infinito, la pulsión victimizadora, el lamento. El quejío catalán ¡ay, que me quieren quitar la lengua!

El nacionalismo vuelve una y otra vez sobre sus huellas y el recuerdo del carlismo alimenta sus venas, tradición, tradición y tradición. A Dios, Patria y Fueros se le añade la lengua. La vernácula, la auténtica, la sola: la única verdadera. 

La batalla de la lengua parece la más innecesaria: jamás la lengua catalana había gozado de tanto presupuesto, de tanta ley, de tanto decreto. Jamás había sido la "vehicular" en la educación obligatoria, jamás se había impuesto con todo el peso de la ley. Y, si algún problema tiene la lengua catalana, está en algo que no se resuelve con leyes. Ni tan solo con manifestaciones unitarias, ni tan solo con pasquines en las calles y declaraciones en Tv3. El abandono de esa lengua por parte de los hablantes es una opción personal, quizás empujada por las redes sociales y la globalización. 

¿Acaso un hablante de Cataluña no tiene derecho a decidir la lengua en la que se expresa?

Comentarios

  1. Cuando un país se declara bilingüe lo hace con todas las acepciones. Este no lo es. Aquí absolutamente todo viene escrito en un idioma, Todo. Desde la receta médica del hasta las circulares del Ay untamiento. Desde las comunicaciones de la General hasta los avisos del trasporte público. Todo lo que te llega a casa está en un solo idioma, por lo que cuando se habla de bilingüismo digo que es inexistente, al menos como forma.
    A mi el Ay untamiento no me da derecho a decidir nada, me impone la lengua que dice predomina, y que yo considero dominante, cuando por Ley debería ir en las dos lenguas, pero aquí, ya lo sabemos, la Ley, si no les convence, dicen que es feixiste.
    Salut

    ResponderEliminar

  2. Aquí lo tienen claro y este alcalde es la muestra evidente de lo que quiere toda, absolutamente toda la ciudadanía de esta Itaca...
    Mira, mi buen Lluis, una Cataluña distinta es imposible con los mismos de siempre. No hay más.
    https://www.elperiodico.com/es/politica/20230908/alcalde-junts-convoca-referendum-independencia-91876578

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo