Ir al contenido principal

EL ESPAÑOL PUIGDEMONT

 



Nadie sabe muy bien cual es la función o la naturaleza del Consell de la República, algo así como una sociedad privada de amigos del señor Puigdemont, que le asesoran y le aplauden o, simplemente, le pagan un óbolo para contribuir a su sustento y, de paso, constar en la lista de patriotas intachables.

La historia de ese Consell es oscura, y uno diría que colecciona más bajas que altas (Lluís Llach se marchó enfadado, Clara Ponsati anunció que no acudiría, etc). Su nómina resulta bastante curiosa, poblada por muchos perfiles de los que Joan Ferran declara "frikis del procés": personas que se hicieron populares por hacer gestos tan dudosos como traerse una maceta con tierra del jardín del chalé de Waterloo, o saludar a grito pelado (des de un solar adyacente) a los presos de la cárcel de Lledoners.

Sin embargo, el señor Puigdemont acaba de suspender de sus funciones a todo el elenco de consejeros (y consejeras). En correspondencia, los consejeros le tachan de actuar como un español. Es muy probable que el señor Puigdemont pretenda soslayar la tutela que el Consell pretendía hacer de sus negociaciones para la investidura, ya que todo indica que busca, más que nada, arreglar su situación personal, y para eso mejor sin testigos. 

Actuar como un español sería, entiendo yo, obrar de forma autoritaria y poco democrática. El otro adjetivo que le aplican al prófugo es "bonapartista", partidario de Napoleón. Espero que eso sea una broma interna del Consell, algo que debe ser el runrún cuando hablan del líder. De no ser así, y de tratarse de un calificativo bien pensado, sería muy chocante. 

Pero vuelvo a lo anterior: si cuando alguien obra mal actúa como un español, se infiere que los catalanes deben obrar bien por designio divino o, en su defecto, por obra del ADN mitocondrial catalán que defiende su antiguo socio Oriol Junqueras. Eso explicaría que en Cataluña todo vaya perfecto y no haya desigualdades ni pobreza ni fracaso escolar, que no haya embotellamientos en las autopistas, que nuestros niños saquen los mejores resultados en comprensión lectora y etc. ¿Acaso alguien ha visto alguna vez algo que funcione mal en Cataluña?

"Español" como insulto debe ser costumbre entre los ahora depuestos consejeros del Consell. Si uno de ellos se resbala con una boñiga de perro por la calle, los demás le espetan: "¡No hagas el español!" y se ríen y lo celebran con gran jolgorio. Lo mismo pasa cuando uno de ellos se estampa un lamparón de aceite en la camisa durante una comilona de frites et moules: "¡Otro que hace el español!" y de nuevo las carcajadas entre cofrades.

Esos divertidos compadres, ahora muy molestos con el líder, podrían plantearse la pregunta del pato: si tiene pico de pato, patas de pato y plumas de pato... ¿no será un pato?

Es decir: si uno actúa como un español, hace españoladas y encima tiene pasaporte español... ¿no será un español?

Vamos a dejar el bonapartismo para otra ocasión.


Comentarios

  1. Sabemos que la democracia ha juzgado a la hija del rey, a su marido, a generales, a divas, a banqueros, a ministros y a ex jefes de la casa real...
    Por lo que parece, Carles Puigdemont logrará esquivar el banquillo de los acusados.
    La Ley no es igual para todos, y no es igual para todos desde el mismo momento en que, por el mismo delito, el mismo momento y la misma situación al señor Junqueras se le encarceló.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos una democracia muy mejorable. Se juzgó al yerno del emérito, pero el emérito se va de cañas y regatas por Galicia sin que le pase nada, cuando sus delitos son gravísimos. Eso es disfuncional. Lo que le pasará a Puigdemont está por ver. Lo lógico sería que pasara por el tribunal y que pague lo que debe, que no es poco. Una temporada en la celda sería muy pedagógico para él y para los que le aplauden. Pactar con él sería como pactar con Dioni cuando estaba en Brasil.

      Eliminar
    2. Muy interesante tu punto de vista,Miquel.

      Eliminar
  2. Muy interesante,hay que reconocer que tus conocimientos en política catalana es amplia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La política catalna me da náuseas, pero por desgracia nací en Cataluña. Y solo cuento una pequeña parte de lo que hay.

      Eliminar
  3. El señor Junqueras,
    ahora que se menciona,
    erre que erre con el
    asunto de siempre,
    y se lo van dejar
    claro a Sanchez,
    esto esta abocado
    a nuevas elecciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARLES: UNA INVERSIÓN SEGURA DE 20.000 €

Lo contaban hoy en los medios. La candidatura Junts+Puigdemont se ha elaborado de una forma novedosa: a cada uno de los 20 primeros de la lista se les exigen 20.000 € y, a los siguientes, la mitad. A los afiliados al partido se les piden 3.000 para ayudar a la causa. Ser candidato por 20.000 € es algo así como reconocer que la elecciones son una inversión que se amortizará en breve. También es una invitación a sacar la mayor tajada posible durante los 4 años de legislatura y, por consiguiente, una invitación al mal. Nadie ha dicho nada de eso, ya nadie se asusta. A medida que los políticos abandonan la política (y por extensión la democracia) todo se ve normal y aceptable. Si usted está en el paro pero dispone de 20.000 puede llamar a Carles. A lo mejor puede hacer una puja, y quizás por algo más de 20 alcance uno de los primeros puestos, todo se puede hablar. El mismo Carles se entrevistó esta semana con la patronal en algún pueblo de Francia. Habló con Sánchez Llibre, antaño diputado

BARCELONA Y EL TIEMPO

Nací en esta callejuela de la foto. Entonces se llamaba Virgen del Pilar y hoy los nuevos tiempos la llaman Mare de Déu del Pilar. Y este soy yo, mirando los balcones de la fachada, 50 años después de haberme marchado de aquí. Salvo las fachadas, ya no reconozco nada. Un poco más arriba, tocando ya casi a la Calle Alta de Sant Pere (hoy Sant Pere més Alt), hay una librería de segunda mano muy pero que muy recomendable. Aquí estuvo la imprenta Bové. Eso me alegra. La librería mira hacia el pasado con dulzura y le hace un guiño semántico a la antigua imprenta. Compro un libro de Juan Eduardo Cirlot, de Siruela, para festejar esa buena nueva y luego lo regalo. Solo está en mis manos unos pocos segundos. Más tarde caigo en la cuenta de que la editorial Siruela todavía existe, aunque orientada hacia otra parte. No me asalta la nostalgia, contra toda previsión. Siento más bien algo ligero y tierno. Casi no queda rastro de la calle de mi infancia aunque cuando uno se detiene percibe olores y

ARAGONÈS TROLEA

Me sorprendió y no me sorprendió el uso del verbo "trolear" en boca de Pere Aragonès, Presidente de la Generalitat. Cada vez es más frecuente que los políticos hablen el lenguaje de la taberna, o els de las redes sociales, como si fuesen adolescentes cabreados. O el cuñado simplón, el que todo lo resuelve con dos frases facilonas y ocurrentes. "Trolear" es un anglicismo ( to troll , de los Trols de la mitología escandinava )  y Aragonès un firme defensor de las esencias catalanas, del idioma de Prat de la Riba y de Guerau de Liost. Pero no duda en acercarse al nivel de la barra del bar cuando se trata de conseguir un titular. Hubo un tiempo, hace años, en que fue noticia que un presidente del gobierno leyera las "Memorias de Adriano" de Yourcenar. ¡Qué tiempos aquéllos! No recuerdo ningún politico de los de ahora revelando sus lecturas. Es posible que todas ellas se limiten a frases de Instagram Ahora el titular es el troleo usado en una acepción errónea,