Ir al contenido principal

Otro apocalipsis tras la esquina


Por si no hubiera bastante con la canícula, nos aguarda otro apocalipsis español. Los medios más recalcitrantes hablan de un gobierno secuestrado por un prófugo de la justicia, de un chantaje, de un desastre, la mayor calamidad imaginable: la destrucción de España. Por otro lado, los medios catalanes (hablo de Tv3) cuentan que Armengol ha salido elegida para su cargo con los votos de ERC y Junts, obviando el 90% de los votos restantes. Hace mucho tiempo que desapareció el periodismo y solo veo propagandistas, o pobres trabajadores que pretenden agradar al amo.

Que los partidos de la izquierda pacten para formar gobierno es legítimo, del mismo modo que lo es que pacten con partidos muy a su derecha y que, en realidad, son mucho más próximos al PP que a PSOE+Sumar: me refiero a Junts y al PNV. Que nadie se olvide de que se trata de dos partidos muy pero que muy de derechas: por favor, que los medios dejen de hablar de coalición "progresista". Y recuerden que la alcaldesa de Ripoll (Aliança Catalana, escisión de Junts) se declara cercana a VOX, partido del cual solo le separa alguna cuestión (la banderita, por supuesto).

Supongo que el principal indicio del desastre está en la presencia del señor Puigdemont en este circo. Puigdemont aporta tan solo seis diputados y ha perdido a un montón de votantes. Aún así, no me gustaría tener que negociar nada con este señor, cuyo sentido de la realidad es dudoso, cuya actitud es quijotesca y empecinada. Pero, a la vez, no se puede olvidar que el señor Puigdemont tiene como primer objetivo al señor Puigdemont. Y me explico: cada vez más ausente y más prescindible, su mayor interés es recuperar algo de protagonismo y resolver lo suyo. Negociar con este hombre es negociar con alguien que, en primera -y única-  instancia, pregunta: ¿Qué hay de lo mío?. Un dato: Puigdemont se ha erigido en negociador exclusivo de su partido. Supongo que para poder negociar lo suyo sin testigos. 

Incomprensiblemente, los medios de la derecha nacional nombran a Puigdemont a cada momento y su nombre aparece en las portadas del ABC, de La Razón y de El Mundo. Incomprensiblemente también, la aparición de Puigdemont cual virgen resplandeciente encima de un olivo ha provocado el olvido de ETA, aquello que tanto horrorizó al periodismo ultramontano hasta hace cuatro días. Tienen a un nuevo demonio. Y por fin, también resulta sorprendente (pero no incomprensible) que en Tv3 no se mencione al señor de Waterloo. Se puede inferir que la instrucción oficial al canal público es hablar de Junqueras y de Aragonès, y soslayar al prófugo. (En lugar de Puigdemont, Tv3 presenta a la señora Míriam Nogueras, de verbo corto y mirada estrábica, errática, todavía sin comprender como ha llegado hasta aquí). 

España ha resistido a fenómenos y a personajes mucho peores que Puigdemont y aquí está, más o menos saludable, razonablemente entera. Soportó al carlismo y a los infinitos golpes de estado del XIX, superó a una guerra civil y a la dictadura de Franco, lidió con ETA y la derrotó: ¿quién es Puigdemont al lado de los males que ha tenido que soportar el país? Una España que refleje la diversidad en sus instituciones no es el fin de España y recuerden que estamos en la UE, que es quien pone los límites.

Les confesaré que estoy cada vez más cerca del jacobinismo, y que creo en la necesidad de un estado por encima de las naciones, de un patriotismo constitucional. Pero eso no me impide aceptar la pluralidad, ya que la pluralidad es la realidad. Del mismo modo que España fue capaz de derrotar a ETA y de arrastrar a sus seguidores hacia la democracia y el sentido de estado, mucho más capaz será de convencer a los separatistas catalanes de que solo hay una realidad (aunque muchas verdades) y de que ésta se encuentra en el Congreso. 

Comentarios

  1. Pensar que todas las opiniones son iguales de valiosas y respetables ha facilitado el auge de la post-verdad.
    Ahora ya no hay verdades, hay interpretaciones.
    Aceptar como válido que una persona se crea poseedora de pertenecer a una estirpe que tiene un ADN diferente, o posee un "fet diferencial" respecto al resto de los mortales, es simplemente una interpretación.
    Pero te he de decir, mi buen Lluis, que tengo cierta aprehensión con este señor que ha tapado el nombre del partido socialista para arrancarse con lo de progresista, que dicho sea de paso, suena a neo-peronismo, y lo tengo en tanto en cuanto recuerdo las palabras de Cuartango: " Cada vez es más arriesgado expresar opiniones que contradicen los estereotipos con los que hay que comulgar si uno no quiere ser tachado de machista, de racista o de fascista"
    Los nacionalismos nos han llevado a un nuevo revisionismo, tal como suena.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos los fenómenos naturales (incluídos los humanos) siguen el dibujo de la campana de Gauss. Dicho de un modo más básico: todo lo que sube, baja. Tras el desequilibrio viene un nuevo equilibrio. Solo hay que tener paciencia. El nuevo equilibrio se ajusta mejor a los tiempos que corren, y así hasta la eternidad ( o hasta el fin de los tiempos). Yo mismo estoy generando un rechazo visceral hacia los conceptos del "veganismo" y de otras ocurrencias del "pensamiento correcto", y a la vez me doy cuenta de que todo esto bajará y nos encontraremos en un nuevo equilibrio.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En el lateral de Tot hay un enlace, ahora casi abajo de todo, que se titula Nueva Revista. Su director es José R Ayllón, un filósofo muy bueno. Hay un escrito firmado por Felipe Gonzalez, lo dejo aquí: https://www.nuevarevista.net/ponganse-de-acuerdo/
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Como la
    Ser , se
    convirtió,
    queriendo,
    o sin querer,
    en la emisora
    oficial de este
    gobierno .

    ResponderEliminar
  5. "Del mismo modo que España fue capaz de derrotar a ETA y de arrastrar a sus seguidores hacia la democracia y el sentido de estado, mucho más capaz será de convencer a los separatistas catalanes de que solo hay una realidad (aunque muchas verdades) y de que esta se encuentra en el Congreso".... dius. D'acord, i és per això que és imprescindible Puigdemont, que a més ho ha entés a la primera, encara que em temo que Laiura Borrrás no, El tuit d'ahir de Puigdemont és genial. d'home d'Estat o de 'murri' d'Estat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He vist el tuit de Puigdemont i m'ha sorprès aquest atac de realisme que acaba de tenir. Però això em certifica que Puigdemont està negociant la seva situació personal, i sap que només la pot negociar amb el Psoe.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo