Ir al contenido principal

RULL EL REINSERTADO

Josep Rull ha sido nombrado presidente del Parlamento regional catalán. Un déja vu tedioso y fatigante. Los discursos ampulosos y vacíos. La CUP votando a un señor de ideología radicalmente neoliberal, un hombre que habla con un deje de niño consentido y arropado entre algodones. Cataluña no puede salir del desastre. El hombre que cuenta, satisfecho, que de joven se marcaba fiestas con los cassettes de las canciones de Convergència (de sus promos electorales).

Este es el hombre que tendrá el cargo mejor pagado de Cataluña, y se lo vamos a pagar entre todos y todas. Elogio de la reinserción: en Cataluña ya sabemos que la reinserción de los delincuentes funciona a las mil maravillas. Ahí está el ejemplo del sr. Rull, que tras pasar por la cárcel logra un cargo público. Eso da muchas esperanzas a los narcos, estafadores y agresores: ya saben que tras la cárcel tienen un buen futuro. Siempre que sean buenos patriotas.

Nos asomamos a un nuevo paisaje calamitoso, a una nueva depresión. La CUP vota la "opción antirrepresiva" para la presidencia del parlamento, una nueva muestra de estupidez crepuscular en el partido más estrambótico, que se proclama trotskista y ejerce de muleta de la derecha rancia. Rull es el señor más a la derecha en Junts.

Lo que pasa en Cataluña tiene todo el aspecto de una enfermedad social grave y de mal pronóstico. La única función del presidente reinsertado será repetir, repetir, volver al bucle de las declaraciones solemnes que no significan nada: sus primera palabras tras la elección advierten de lo que se nos viene encima. Poesía nacionalista del siglo XIX, rimas carrinclonas, las libertades de la patria, el ensueño feudalista. Con su sonrisa infantil, el reinsertado ejemplar avanza hacia las arenas movedizas y nos lleva de la mano, de esa mano paliducha y blanda.

A Josep me lo encontré en súper hace un tiempo, durante un permiso mientras todavía estaba en la cárcel. Le dije lo que opinaba, se lo dije sin pensar mucho. Es uno de los culpables, y a los culpables hay que señalarlos en público. Intentó soltarme un discursito débil sobre las libertades, hasta que su mujer le apartó, "Anem, Josep, anem". Y él, docilmente se dejó llevar. Este hombre, melifluo y con aspecto de eternizado en la primera adolescencia, tiene el cargo de presidente del Parlamento. Viéndole, me es imposible soslayar a los "señoritos de mierda" que retrató Juan Marsé en "Últimas tardes con Teresa". Cataluña es el lugar en donde uno de aquellos señoritos puede tener un alto cargo. La metafísica de la reinserción social.

Comentarios

  1. Esto es, Lluis, una putada.
    Con los datos en la mano, el de las últimas votaciones, los no alineados con el prosses sacamos un 53´38%, con 78 personas; los del prosses, sacaron 43´18%, con 61 personas.
    Más de un 10% de diferencia. Ahora ponen la mesa. Lo hacen a escondidas, eligen a un parásito de presidente, y le dan mayoría de 4 a 3.
    ¿Han contado para algo los que somos mayoría,?
    ¿Puedes fiarte de estos que se creen salvadores patrios?
    Conozco personalmente a Illa, lo conozco de la Facultad de Filosofía. Es un tipo íntegro, doy fe, y es una putada de las más grandes ver como personajes que solo pululan por su bien particular mandan a la mierda todo un resurgir.
    Así no haremos nada, ni vendrán las empresas del IBEX que marcharon, ni se pondrán industrias, ni renaceremos.
    Un bucle a lo que nos han condenado esta sarta de vividores.
    salut

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HABLE (Y ESCRIBA BIEN) EN CRISTIANO

Sabrán ustedes que la Generalitat de Cataluña se empeña en mantener la lengua catalana con oxígeno en vena y desfibriladores en cada esquina. Sabrán que, asociada con la Plataforma per la Llengua, procede a una rigurosa vigilancia de la lengua que usa la ciudadanía y, en especial, los trabajadores públicos. Es conocida, por bochornosa, la vigilancia en los patios de las escuelas. También es conocido el numeroso voluntariado que, por idealismo patrio, dedica parte de su vida a la labor de investigación, denuncia y amonestación en vivo o en las redes, y que señala a los malos patriotas o, simplemente, a la ciudadanía que les gustaría expulsar del mapa. Que se'n vagin! Sin embargo, la realidad resiste tal como suele hacerlo. Si hace 60 millones de años un enorme cometa pretendía terminar con los dinosaurios, resulta que solo se cargó a los mastodontes. Pequeños y medianos campan tan panchos, por aquí entre nosotros. (Quizás no se les ve muy felices, pero aquí están con sus trinos y su

EL FRACASO MORAL CATALÁN

The Objective, 2021 Con pocas horas de diferencia he escuchado a Marta Rovira y a Josep Rull. En ambos hay algo extemporáneo. Rull habla de la potencia simbólica de su nombramiento como presidente del Parlamento regional tras pasarse unos años engrilletado (sic). Rovira, de un país del que conoce sus verdaderas necesidades. Creo los dos solo pretenden mantener sus propios privilegios, sus cuotas de poder bien repartidas. El nacionalismo catalán no sale del feudalismo, ahora más tecnológico. Los años del procés nos habituaron a este lenguaje abstracto sobre entidades predemocráticas: la nación, el pueblo, las esencias, la lengua propia . Quizás ahora le han añadido los trenes, más que nada por nombrar algo tangible. ¡Los trenes! Si ustedes conocen los Ferrocarriles de la Generalitat sabrán quienes viajan en esta línea, y también deberían saber quien viaja con Renfe. Hablamos de las dos líneas, casi paralelas, que van de Barcelona hacia el Vallès (Terrassa, Sabadell). Renfe transita Badi

UNA LLENGUA PERVERTIDA

Fa anys que escric en castellà en aquest blog. Fou el fruit una decisió pensada, tot i que també el resultat d'una reacció. No obstant això, la meva llengua materna és el català. No tan sols això: el català és la llengua que intento ensenyar cada dia a l'alumnat, des de fa molts anys. La meva professió, allò al qual dedico hores i esforç. A un alumnat d'altres llengües maternes. I els asseguro que no és fàcil ni agraït. I no tan sols això: gairebé tot el que he publicat en paper ho he fet en llengua materna. Seria absurd imaginar que sento odi per l'idioma en què em parlava la mare. No odio el bressol. Si li trobo més o menys plaer a la vida és una altra qüestió, això tampoc no és fàcil en aquest món. Però tenir el català com a llengua materna no m'identifica més que tenir els cabells negres (ara grisos), els ulls marrons o un lleuger dolor al genoll dret. M'ha tocat així i ho accepto i ho estimo en aquesta mesura. No aniria a una guerra dels que sentim dolor al