Ir al contenido principal

¡QUE SE COMPADEZCAN ELLOS!

Malos tiempos para la compasión. Es más que probable que el señor Feijóo no sepa mucho de etimología. Se lo cuento. Compasión tiene el mismo origen que empatía, y por lo tanto tiene que ver con la capacidad de comprender y compartir el sufrimiento del otro. El hombre del rostro cerúleo entiende la compasión como una debilidad, algo despreciable. Debe pensar, por consiguiente, que Magdalena era una débil. Quizás una socialista avant la lettre. Dicen que era puta.

Quizás piense, el señor Feijóo, que ser compasivo es de pobres. O una bajeza moral. A lo mejor Feijóo no sabe de etimología pero se ha leído a Nietszche. Aunque me cuesta imaginarlo leyendo "El Anticristo" o "Más allá del bien y del mal". 

Que un señor católico de bien desprecie la compasión, por más cerúleo que tenga el rostro, nos indica que no vivimos buenos tiempos. Que se acerca un tiempo de crueldad, que quizás ya estamos en él. Alardear de falta de compasión es propio de un guerrero antiguo, plantado ante la ciudad asediada: no tendré compasión por nadie, ay de los vencidos. Si al señor Feijóo no le ha gustado el giro argumental de Sánchez podía criticarle de muchos modos sin recurrir al alardeo de falta de compasión.

El hombre que alardea de no sentir compasión, sin embargo, es un tipo mediocre y grisáceo, dubitativo, con algunas dificultades para la lectura expresiva, como el aspirante que lee una tesis que sabe flojilla ante el tribunal. Hay algo triste en el rostro de Feijóo cuando proclama su falta de compasión. Algo expresa incomodidad: ¿sufre el síndrome del impostor? Es posible. Y es posible que vea el rostro de la gélida Isabel en el tribunal, en ese duermevela tan peligroso en donde florecen los miedos como amapolas en los límites del trigo.

Uno estaría más dispuesto a creerse la falta de compasión de la señora Gamarra, por ejemplo, ese mohín de la boca torcida, el aviso de la dentellada caníbal. En el caso de Feijóo todo es melifluo y dudoso. El aspirante a algo sabe que no aprobará, sabe que hay otros caudillos más crueles que él que piden su alternativa para saltar a la arena. Yo diría que se tiñe el pelo de un color más claro que antes, a saber qué deben haberle asesorado sobre la claridad del pelo, sobre la preeminencia de los rubios caucásicos en un país de morenos medio judíos, medio moros, medio latinos (latinos del Lacio).

Uno tiene derecho a juzgar a los demás siempre que se sepa superior y tenga evidencias de su superioridad, y por eso debe ser que juzgar al señor Sánchez sea un deporte nacional de gran afición. Incluso el señor Puigdemont, muy digno y también superior, le dice al señor Sánchez que él no llora porque viene llorado de casa, como la primera dama que acude maquillada e impecable al evento y no necesita retocarse en el tocador de señoras. El que viene llorado no tendrá compasión, por supuesto. Y olvidará el lamentable suceso del maletero. La opción de Sánchez solo es criticable desde algún puesto superior en el escalafón moral, en la escalera social. 

Y luego hay otra cosa: ¿cómo osa, uno que se apellida Sánchez, darles lecciones de humanidad o de nada a quienes se apellidan Feijóo, Puigdemont y Turull?


Comentarios

  1. Ese que quién
    se creerá que
    es , para dar
    lecciones de
    humanidad,
    o de nada,
    es el mismo
    que quiere
    convertir
    España,
    en algo
    así como
    una especie
    de sucursal
    chavista
    europea,
    supongo
    que le
    asesora
    el chuflas
    de Zapatero,
    todavía
    estamos
    a tiempo,
    si tan
    ofendidito
    está el
    señor
    Aragonés,
    de quitarle
    la tontería .

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Podrías definir "bolivariana" o "chavista"? Me parecen ideas muy dispares y difíciles de equiparar, ya que remiten a momentos y a ideologías casi incompatibles. La verdad es que no comprendo este uso simplón y burdo del lenguaje populista en boga que tanto gusta.

      Eliminar
  3. Chavista ,
    o movimiento
    bolivariano,
    impulsado
    por Chávez ,
    y continuado
    por Maduro,
    cuan populista
    no será este,
    hay que
    recordar, que
    Venezuela
    vive una
    dictadura.

    ResponderEliminar
  4. Vale, ya veo cual es su pensamiento. No necesito más preguntas, señoría. Si usted cree que la democracia española se parece a una dictadura significa que usted no sabe distinguir a las dictaduras de las democracias, y eso es un serio problema que tiene usted. Lea un poco y mire menos youtubers y vea menos tele. Le recomiendo una lectura atenta de Alexis de Tocqueville, que le aseguro que no era del PSOE.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PUIGDEMONG PEZIDÉN

Que el "procés" ha muerto es una evidencia y no es opinable. Quienes nos enfrentamos al secesionismo durante los años lúgubres sabíamos que todo terminaría en las urnas, cuando la ciudadanía dejara de darles la mayoría absoluta a los partidos del nacionalismo identitario. Solo podía ser de ésta manera, con su derrota electoral: no iban a poder ni los jueces ni la policía. Y eso es lo que ha sucedido, por fin. Hemos tenido que esperar muchos años pero ya ha sucedido. Aunque todavía no sea el momento de festejarlo a lo grande, les confieso que yo ha he brindado por la derrota del independentismo, que ha perdido más de un millón de votos respecto de 2021.  De modo que el señor Feijóo miente cuando dice que el "procés" está muy vivo. No miente por ignorancia (aunque la ignorancia no le es ajena). Feijóo miente por interés: es al PP a quien le conviene mantener al procés en estado zombi para dar miedo. Las estrategia de la derecha suelen ser siempre las mismas: crear mie

TAREK Y UN INSTITUTO EN LAS AFUERAS

Tarek nació en España, en una ciudad de la provincia de Barcelona. Sus progenitores son de Marruecos y emigraron para dar un futuro mejor a sus hijos: el padre era pastor, albañil y analfabeto, y también hacía recados con su furgoneta. La madre, ama de casa, analfabeta. Una vez en España, la familia encontró un piso compartido con otras dos familias en un barrio periférico de pequeños bloques construido para alojar a las familias que una antigua riada dejó sin casa. El padre encontró trabajos esporádicos en la construcción y el transporte. La madre limpia pisos por toda la ciudad y sus aledaños, todo en dinero negro. El padre decidió que estarían en este barrio hasta que las cosas mejoren. Pero las cosas no mejoraron, y las opciones e salir del barrio se empequeñecen. Ya no cree que jamás pueda salir de aquí. Quizás Tarek lo consiga, si sale adelante con los estudios. Tarek cursó la educación primaria con dificultades por el idioma, en la escuela del barrio. La mayoría del alumnado es

NIÑOS SOÑANDO CON MARCAS CARAS

Aunque me vean en la fotografía ataviado con una kandora, nunca fui musulmán. Apenas ligeramente cristiano. Nunca me han interesado mucho las religiones, más allá del gusto por la simbología, esas iconografías densas o delicadas, a veces atroces en el relato del martirologio, la atracción por la muerte o su facilidad por pintar mundo invertidos e imposibles (los últimos serán los primeros). Me atrajeron los iconos rusos, los capiteles románicos, la poesía mística y trasnochada. Me horroriza el pan de oro en las esculturas y el sadismo gratuito e incomprensible de Yahvé, el dios que se se comporta como un niño iracundo y malcriado. De Jesús me gusta todo menos su pretensión de divinidad, solo en lo humano le comprendo, aunque comprendo mejor al budismo y a los valores del estoicismo y a Epicuro. Después de leer "El Anticristo" de Nietszche o el diáfano "Porque no soy cristiano" de Russell, se me borró cualquier atisbo de creencia. Aún sigo, sigo creyendo en que no se