Ir al contenido principal

ARAGONÈS TROLEA

Me sorprendió y no me sorprendió el uso del verbo "trolear" en boca de Pere Aragonès, Presidente de la Generalitat. Cada vez es más frecuente que los políticos hablen el lenguaje de la taberna, o els de las redes sociales, como si fuesen adolescentes cabreados. O el cuñado simplón, el que todo lo resuelve con dos frases facilonas y ocurrentes.

"Trolear" es un anglicismo (to troll, de los Trols de la mitología escandinava)  y Aragonès un firme defensor de las esencias catalanas, del idioma de Prat de la Riba y de Guerau de Liost. Pero no duda en acercarse al nivel de la barra del bar cuando se trata de conseguir un titular. Hubo un tiempo, hace años, en que fue noticia que un presidente del gobierno leyera las "Memorias de Adriano" de Yourcenar. ¡Qué tiempos aquéllos! No recuerdo ningún politico de los de ahora revelando sus lecturas. Es posible que todas ellas se limiten a frases de Instagram

Ahora el titular es el troleo usado en una acepción errónea, creo yo, si atiendo a la definición de la RAE: hacer una broma pesada. Creo que Aragonès lo usa en el sentido de molestar al otro, de irritarle. Eso es lo que hay. La política de los altos cargos se ha convertido en bajos fondos.

El descenso a lo pueril, a la bravuconada, a lo simplón: se terminó la obligación pedagógica del político que ahora pretende acercarse al pueblo por la vía de lo barato. El político ya no siente la obligación de mejorar la sociedad, solo pretende caer bien y parecerse al jovencito, al cuñado. El modelo es el malote, el chulo, el chico de la moto en la puerta del instituto.

El aspecto de Aragonès no es el del chico de la moto justamente, pero uno termina por sospechar que le habría gustado serlo y por eso, un buen día, se le ocurre usar el verbo "trolear" dirigido a un partido político que, por más opuesto que sea en algunas cosas (que no en todas) no deja de ser uno de su clase. Si los políticos se "trolean" entre sí, ¿qué otra cosa hará el alumnado de secundaria, el vecindario de la escalera?

El modelo no es Cicerón, desde luego.

Comentarios

  1. Un auténtico maleducado.
    Va a Madrid a molestar a los del Pp, ni por asomo a argumentar, a dirimir, a protestar, a dialogar, a cambiar opiniones...no, él va a tocar los cojones, que es la acepción malota de su comportamiento allí.
    La palabra "político" la tendría que borrar de su diccionario, porque un político va a hacer política, va a pedir y a dar, a intentar convencer, a dialogar y a sentarse y escuchar, cosa que él no hace, porque marcha siempre después de su arenga troleadora.

    PD: Me sabe mal, pero hay que decir que los del Psoe, salieron tan troleados como los del Pp, pero además demostraron cobardía. Sólo y por la tarde, el Espadas le contestó en nombre del Psoe, cuando ya Aragonés estaba en la plaza Sant Jaume, tomándose un café a la salud de todos los de su partido.
    No hubo nadie del Psoe que le contestara allí y le digiera que: No habrá referéndum y habrá financiación diferencial con respecto a las demás regiones.
    No hay lo que se tiene que tener.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Como no veo nada más que series y fútbol, no estoy al tanto de la política, así que paso por tu casa y me entero de cosas,en este caso divertida,no espero cultura de los políticos. Se agradece.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PUIGDEMONG PEZIDÉN

Que el "procés" ha muerto es una evidencia y no es opinable. Quienes nos enfrentamos al secesionismo durante los años lúgubres sabíamos que todo terminaría en las urnas, cuando la ciudadanía dejara de darles la mayoría absoluta a los partidos del nacionalismo identitario. Solo podía ser de ésta manera, con su derrota electoral: no iban a poder ni los jueces ni la policía. Y eso es lo que ha sucedido, por fin. Hemos tenido que esperar muchos años pero ya ha sucedido. Aunque todavía no sea el momento de festejarlo a lo grande, les confieso que yo ha he brindado por la derrota del independentismo, que ha perdido más de un millón de votos respecto de 2021.  De modo que el señor Feijóo miente cuando dice que el "procés" está muy vivo. No miente por ignorancia (aunque la ignorancia no le es ajena). Feijóo miente por interés: es al PP a quien le conviene mantener al procés en estado zombi para dar miedo. Las estrategia de la derecha suelen ser siempre las mismas: crear mie

TAREK Y UN INSTITUTO EN LAS AFUERAS

Tarek nació en España, en una ciudad de la provincia de Barcelona. Sus progenitores son de Marruecos y emigraron para dar un futuro mejor a sus hijos: el padre era pastor, albañil y analfabeto, y también hacía recados con su furgoneta. La madre, ama de casa, analfabeta. Una vez en España, la familia encontró un piso compartido con otras dos familias en un barrio periférico de pequeños bloques construido para alojar a las familias que una antigua riada dejó sin casa. El padre encontró trabajos esporádicos en la construcción y el transporte. La madre limpia pisos por toda la ciudad y sus aledaños, todo en dinero negro. El padre decidió que estarían en este barrio hasta que las cosas mejoren. Pero las cosas no mejoraron, y las opciones e salir del barrio se empequeñecen. Ya no cree que jamás pueda salir de aquí. Quizás Tarek lo consiga, si sale adelante con los estudios. Tarek cursó la educación primaria con dificultades por el idioma, en la escuela del barrio. La mayoría del alumnado es

NIÑOS SOÑANDO CON MARCAS CARAS

Aunque me vean en la fotografía ataviado con una kandora, nunca fui musulmán. Apenas ligeramente cristiano. Nunca me han interesado mucho las religiones, más allá del gusto por la simbología, esas iconografías densas o delicadas, a veces atroces en el relato del martirologio, la atracción por la muerte o su facilidad por pintar mundo invertidos e imposibles (los últimos serán los primeros). Me atrajeron los iconos rusos, los capiteles románicos, la poesía mística y trasnochada. Me horroriza el pan de oro en las esculturas y el sadismo gratuito e incomprensible de Yahvé, el dios que se se comporta como un niño iracundo y malcriado. De Jesús me gusta todo menos su pretensión de divinidad, solo en lo humano le comprendo, aunque comprendo mejor al budismo y a los valores del estoicismo y a Epicuro. Después de leer "El Anticristo" de Nietszche o el diáfano "Porque no soy cristiano" de Russell, se me borró cualquier atisbo de creencia. Aún sigo, sigo creyendo en que no se