Ir al contenido principal

IKER Y LA GRAN SUSTITUCIÓN


Iker Jiménez es un divulgador que empezó tratando de extraterrestres, fantasmas y aparecidos y luego derivó hacia la crónica negra salpicada de fenómenos extraños. Parecía muy entretenido para esas tristísimas noches de domingo, cuando el tedio se abraza a la amenaza del lunes. En este momento, lo maravilloso y lo raro le sientan muy bien al cuerpo.

Tras más de una década triunfando en la pantalla, Iker se dio cuenta de que el filón de los OVNIs y los espectros no daba para mucho más y empezó a buscar nuevos espacios de entretenimiento. Y fue así como descubrió, algún día, que las teorías conspiranoicas tienen mucho tirón. Después de eso vino lo inevitable: en vez de hablar de la invasión alienígena, empezó a hablar de la gran sustitución, esa teoría de la ultraderecha americana.

Iker, con su tono grave y afectado, nos desvela los datos que nos ocultan las autoridades, a saber: la violencia machista es cosa de inmigrantes, la delincuencia es cosa de inmigrantes y por fin lo más terrible de todo: hay un plan para sustituir a los verdaderos españoles por personas de otras razas y otras religiones. Los datos se presentan como un trabajo de alquimia o de desencriptación. Iker adopta un tono vehemente y se presenta como un periodista de veras, valiente y atrevido que lucha contra las falsedades del sistema. No se trata de que las mujeres españolas (españolas de pura cepa) tengan menos hijos... el dato alarmante de veras es que las españolas ya no paren y solo lo hacen las extranjeras. Así, concluye Iker con el rostro muy serio, los españoles seremos sustituidos en poco tiempo y la sacrosanta España de Don Pelayo (o de Guifré) se irá por la cloaca de la historia.

Uno se asombra ante la simpleza y la rudeza del razonamiento, y su capacidad para asustar. El miedo es, posiblemente, la emoción más poderosa que llevamos dentro y no hay truco más efectivo que despertarla para sacar buena tajada. Ese es el mecanismo de la ultraderecha global que tantos éxitos está cosechando en el mundo: estamos perdiendo la identidad, vamos a ser suplantados, nuestras esencias se perderán. Los pobres debemos luchar contra los pobres de otros orígenes geográficos, y debemos votar a los oligarcas patrios, esos de los apellidos compuestos y largos y las grandes haciendas.

Lo malo de todo eso es la timidez y los prejuicios de una izquierda enredada en el laberinto de otros debates identitarios, y de unas autoridades que se olvidan de su obligación pedagógica y que deben hablar de igualdad y de equidad con términos claros para desmontar bulos con datos reales y comprobables. Y, sobre todo, sin buenismos que solo engordan al monstruo de la ultraderecha. 

En la Cataluña de los años 20 y 30 del siglo pasado todo era culpa de los inmigrantes murcianos: en un famoso libro de Carlos Sentís, (Viatge en Transmiserià: crònica viscuda de la primera gran emigració a Catalunya) el falangista de La Vanguardia contó que las mujeres murcianas de las barracas de Hospitalet parían a muchos más hijos que las catalanas del Eixample, y se temió, exactamente, lo que hoy nos cuenta Iker: Cataluña desaparecerá ante el potencial reproductor murciano. El libro de Sentís impactó mucho en un joven Jordi Pujol, dicho sea de paso. Sentís añadió datos sobre la menor capacidad intelectual murciana y otras lindezas, que es, también, lo mismo que se nos sugiere con los índices de criminalidad actuales: los de fuera son inferiores moralmente. Ni media palabra sobre desigualdades, miseria o falta de inversión en educación.

De alguna forma, visto des de Cataluña, el fenómeno de Iker nos remite al aparato propagandístico identitario de los años duros del independentismo procesista: que las clases bajas se peleen entre ellas por defender la identidad cultural y se olviden de la indignidad, la precariedad y la injusticia.

Comentarios

  1. Si no estic mal informat, Múrcia es va repoblar amb gent del lumpen de Catalunya i Aragó quan varen marxar els àrabs (o mossàrabs). En cas de ser així, Sentís estaria menystenint als seus, Pujol inclòs..

    ResponderEliminar
  2. No he visto nunca ese programa,pero si es verdad lo que dice,el 90% o más de la sangre catalana actual,es de origen alienigena (murcianos de la huerta,andaluces de Jaén y Córdoba, maños de Aragon,gente de Marsella,gitanos del sur y franceses...).Las ideas supremacistas y de higiene de raza,no hay manera que desaparezcan.Tratar a las mujeres como conejas reproductoras,para aumentar y purificar la raza,no es nuevo.Las mujeres ultra ortodoxas sionistas de Israel,tiene 6 hijos como media,para aumentar la raza judía.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, es muy triste: esa mirada supremacista parece mantenerse a pesar de la educación y el acceso a la cultura. La historia de la humanidad es una historia de migraciones.

      Eliminar
  3. Desconozco el programa, no a sí a Sentís, que dominaba toda la prensa impresa en Cataluña desde su atalaya de La Vanguardia.
    Fue secretario de Sanchez Mazas, conoció a todos los de la Falange y protagonizó hechos que han sido borrados, como el expolio de la biblioteca de Juan Ramón Jimenez.
    Por lo demás, si este es catalán, yo soy alienígena.
    El problema reside , siempre reside, en encontrarnos unos, superiores a los otros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo el supremacismo no tiene solución, si no que parece que vaya a más. Supongo que es la reacción a la globalización y a la difuminación de lo autóctono.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo