Ir al contenido principal

SORPRESAS TE DARÁ JORDI TURULL

Jordi Turull afirma, muy serio, que si el gobierno de España no colma de satisfacción a su pequeño partido, pues entonces "Colorín colorado..." el gobierno de España. Su partido, como todo el mundo sabe, se saca una nueva petición cada día, como el niño malcriado de cualquier casa bien.

Sorprende la mención a los colores de Turull, hombrecito extraordinariamente gris y melifluo, eterno segundón llegado a la cúpula por incomparecencia de los rivales. Y también sorprende que Turull, tan racialmente catalán y esencialista, recurra a una expresión castellana para lanzar su amenaza. No debió de encontrar palabras en catalán, o bien pensó que sería gracioso usar de vez en cuando el español como un guiño para los canales de televisión de eso que el nombra como el Estado español. No es precisamente el humor lo que caracteriza al pobre Turull, hombre no solo muy gris si no también aburrido y monocorde, tipo que se pregunta muy a menudo como diablos habré llegado hasta aquí.

Ni la inteligencia ni el verbo brillan en el señor Turull, más bien escaso de dones naturales y cuya formación no asoma por parte alguna. Sin embargo, ha descubierto que podría tumbar a un gobierno con unos chascarrillos y retirando sus siete votos, que son como los siete enanitos fastidiosos que custodian a una Blancanieves atrapada y sirviente. Desconozco si algún humorista ha usado la imagen de los enanitos para referirse a la situación, pero si lo hace espero que no se olvide del rostro de Turull, siempre en gris paliducho y con unas notas verdosas.

El señor Turull dijo unas palabras en castellano (las palabras colorín colorado, que no son una cita de Ortega ni de Zambrano) quizás para recordar aquello de que su partido defiende la plurinacionalidad de España, aunque Jordi es el mismo que piensa, seriamente, que Cataluña es un solo pueblo con una sola lengua y un solo color de piel: ahora le apetecería, al grisáceo, poder firmar expulsiones de gentes forasteras. Quien sabe qué cosas le gustará firmar, más adelante. Y quien sabe cual podría ser la definición de forastero que barrunta su materia gris para un futuro paisito: ¿será el ciudadano de Jaén un forastero? ¿lo será uno de Toledo?.

Se quejan muchos analistas políticos del bajo nivel intelectual de la clase política española, pero eso es porque no se fijan mucho en la catalana. Por aquí andamos con el colorín colorado.

Comentarios

  1. Para él es normal acabar así, no deberías olvidar su situación: vive del cuento.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Esperas mucho de los políticos, que sean de alto nivel de inteligencia,con idiomas,carreras y doctorados.Hitler,ni aprobó la entrada a Bellas Artes,luego sabía más de batallas que los generales de carrera.
    Turull no tiene que ser un intelectual.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HABLE (Y ESCRIBA BIEN) EN CRISTIANO

Sabrán ustedes que la Generalitat de Cataluña se empeña en mantener la lengua catalana con oxígeno en vena y desfibriladores en cada esquina. Sabrán que, asociada con la Plataforma per la Llengua, procede a una rigurosa vigilancia de la lengua que usa la ciudadanía y, en especial, los trabajadores públicos. Es conocida, por bochornosa, la vigilancia en los patios de las escuelas. También es conocido el numeroso voluntariado que, por idealismo patrio, dedica parte de su vida a la labor de investigación, denuncia y amonestación en vivo o en las redes, y que señala a los malos patriotas o, simplemente, a la ciudadanía que les gustaría expulsar del mapa. Que se'n vagin! Sin embargo, la realidad resiste tal como suele hacerlo. Si hace 60 millones de años un enorme cometa pretendía terminar con los dinosaurios, resulta que solo se cargó a los mastodontes. Pequeños y medianos campan tan panchos, por aquí entre nosotros. (Quizás no se les ve muy felices, pero aquí están con sus trinos y su

EL FRACASO MORAL CATALÁN

The Objective, 2021 Con pocas horas de diferencia he escuchado a Marta Rovira y a Josep Rull. En ambos hay algo extemporáneo. Rull habla de la potencia simbólica de su nombramiento como presidente del Parlamento regional tras pasarse unos años engrilletado (sic). Rovira, de un país del que conoce sus verdaderas necesidades. Creo los dos solo pretenden mantener sus propios privilegios, sus cuotas de poder bien repartidas. El nacionalismo catalán no sale del feudalismo, ahora más tecnológico. Los años del procés nos habituaron a este lenguaje abstracto sobre entidades predemocráticas: la nación, el pueblo, las esencias, la lengua propia . Quizás ahora le han añadido los trenes, más que nada por nombrar algo tangible. ¡Los trenes! Si ustedes conocen los Ferrocarriles de la Generalitat sabrán quienes viajan en esta línea, y también deberían saber quien viaja con Renfe. Hablamos de las dos líneas, casi paralelas, que van de Barcelona hacia el Vallès (Terrassa, Sabadell). Renfe transita Badi

UNA LLENGUA PERVERTIDA

Fa anys que escric en castellà en aquest blog. Fou el fruit una decisió pensada, tot i que també el resultat d'una reacció. No obstant això, la meva llengua materna és el català. No tan sols això: el català és la llengua que intento ensenyar cada dia a l'alumnat, des de fa molts anys. La meva professió, allò al qual dedico hores i esforç. A un alumnat d'altres llengües maternes. I els asseguro que no és fàcil ni agraït. I no tan sols això: gairebé tot el que he publicat en paper ho he fet en llengua materna. Seria absurd imaginar que sento odi per l'idioma en què em parlava la mare. No odio el bressol. Si li trobo més o menys plaer a la vida és una altra qüestió, això tampoc no és fàcil en aquest món. Però tenir el català com a llengua materna no m'identifica més que tenir els cabells negres (ara grisos), els ulls marrons o un lleuger dolor al genoll dret. M'ha tocat així i ho accepto i ho estimo en aquesta mesura. No aniria a una guerra dels que sentim dolor al