Ir al contenido principal

SORPRESAS TE DARÁ JORDI TURULL

Jordi Turull afirma, muy serio, que si el gobierno de España no colma de satisfacción a su pequeño partido, pues entonces "Colorín colorado..." el gobierno de España. Su partido, como todo el mundo sabe, se saca una nueva petición cada día, como el niño malcriado de cualquier casa bien.

Sorprende la mención a los colores de Turull, hombrecito extraordinariamente gris y melifluo, eterno segundón llegado a la cúpula por incomparecencia de los rivales. Y también sorprende que Turull, tan racialmente catalán y esencialista, recurra a una expresión castellana para lanzar su amenaza. No debió de encontrar palabras en catalán, o bien pensó que sería gracioso usar de vez en cuando el español como un guiño para los canales de televisión de eso que el nombra como el Estado español. No es precisamente el humor lo que caracteriza al pobre Turull, hombre no solo muy gris si no también aburrido y monocorde, tipo que se pregunta muy a menudo como diablos habré llegado hasta aquí.

Ni la inteligencia ni el verbo brillan en el señor Turull, más bien escaso de dones naturales y cuya formación no asoma por parte alguna. Sin embargo, ha descubierto que podría tumbar a un gobierno con unos chascarrillos y retirando sus siete votos, que son como los siete enanitos fastidiosos que custodian a una Blancanieves atrapada y sirviente. Desconozco si algún humorista ha usado la imagen de los enanitos para referirse a la situación, pero si lo hace espero que no se olvide del rostro de Turull, siempre en gris paliducho y con unas notas verdosas.

El señor Turull dijo unas palabras en castellano (las palabras colorín colorado, que no son una cita de Ortega ni de Zambrano) quizás para recordar aquello de que su partido defiende la plurinacionalidad de España, aunque Jordi es el mismo que piensa, seriamente, que Cataluña es un solo pueblo con una sola lengua y un solo color de piel: ahora le apetecería, al grisáceo, poder firmar expulsiones de gentes forasteras. Quien sabe qué cosas le gustará firmar, más adelante. Y quien sabe cual podría ser la definición de forastero que barrunta su materia gris para un futuro paisito: ¿será el ciudadano de Jaén un forastero? ¿lo será uno de Toledo?.

Se quejan muchos analistas políticos del bajo nivel intelectual de la clase política española, pero eso es porque no se fijan mucho en la catalana. Por aquí andamos con el colorín colorado.

Comentarios

  1. Para él es normal acabar así, no deberías olvidar su situación: vive del cuento.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Esperas mucho de los políticos, que sean de alto nivel de inteligencia,con idiomas,carreras y doctorados.Hitler,ni aprobó la entrada a Bellas Artes,luego sabía más de batallas que los generales de carrera.
    Turull no tiene que ser un intelectual.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo