Ir al contenido principal

ANIMALISTAS Y QUEERS



Una vez abierto el debate sobre la inmigración, nadie sabe adonde pueden llegar las ocurrencias. Hay quien propone expulsiones masivas, control férreo de las fronteras, cribados, exámenes para determinar el grado de integración de los extranjeros (¿ha aprendido catalán con ilusión? ¿baila sardanas con soltura?) y otras sandeces.

Los hay más moderados, que entienden que la caída de la natalidad y el envejecimiento de la población europea hace necesaria la aportación humana des de otras partes del mundo. Pero entonces se preguntan ¿porqué los europeos no tienen descendencia? Y he leído una tesis muy osada: todo es culpa del animalismo y de los queers. Los primeros porque prefieren cuidar animales antes que hijos, y los segundos porqué practican una sexualidad que no conlleva vástagos. Siempre hay alguien dispuesto a señalar, como antaño se señalaba a las brujas, a los herejes, judíos o comunistas.

Y si bien es cierto que en algunas zonas viven más mascotas que niños y niñas, y que el mundo queer no suele procrear, este señalamiento no nos conduce a ningún otro lado que al fantasma de la extinción (la autoextinción, en este caso), pero no ofrece respuestas. Y es raro que nadie haya culpado todavía al feminismo, o las mujeres malas que practican el aborto. O a los satanistas que sacrifican bebés humanos en el altar de Astaroth.

Pero lo cierto es que a las mujeres se les exije que trabajen como si no fuesen madres, o que sean madres como si no trabajasen. Y eso dificulta la crianza, diría yo. Por no hablar de la todavía carga de trabajo tan desigual entre hombres y mujeres en lo que atañe al cuidado de los pequeños. En un mundo en el que los trabajadores y las trabajadores no llegan a fin de mes, y que se puede ser trabajador y miserable no resulta muy apetecible un embarazo. 

Ante otra demostración práctica del fracaso del capitalismo, insaciable en la explotación de personas y demás recursos naturales, hay quien habla de importar personas como si hablara de importar microhips, ya que no se fabrican en la patria -por la dejadez del proletariado-, y se deben comprar fuera. Curiosamente, en el caso de los microchips ningún conspiranoico nos habla de la Gran Sustitución, eso que tanto preocupa al esencialismo catalán des de hace 150 años.

Comentarios

  1. Lo que tengo claro,por mi entorno familiar,es que si una mujer quiere tener un hijo,hará todo lo posible por tenerlo,no le importará ni las políticas al respecto, ni su trabajo,nada.Lo contrario también es válido.
    Por supuesto valora, todo lo que le rodea, familia,pareja o parejo.Todo,pero lo tendrá. Vamos a tener un nieto(todos nos implicaremos),que será 20 años más pequeño,que el mayor de mis nietos.La mar de contentos,todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo eso es cierto, pero si la mujer sufre consecuencias nefastas en su trabajo por ser madre es posible que se lo piense dos veces. El descenso de la natalidad es un hecho evidente.

      Eliminar
  2. Y más allá del número de afiliados, a quién representan. Es decir: a qué porcentaje de la población están representando.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HABLE (Y ESCRIBA BIEN) EN CRISTIANO

Sabrán ustedes que la Generalitat de Cataluña se empeña en mantener la lengua catalana con oxígeno en vena y desfibriladores en cada esquina. Sabrán que, asociada con la Plataforma per la Llengua, procede a una rigurosa vigilancia de la lengua que usa la ciudadanía y, en especial, los trabajadores públicos. Es conocida, por bochornosa, la vigilancia en los patios de las escuelas. También es conocido el numeroso voluntariado que, por idealismo patrio, dedica parte de su vida a la labor de investigación, denuncia y amonestación en vivo o en las redes, y que señala a los malos patriotas o, simplemente, a la ciudadanía que les gustaría expulsar del mapa. Que se'n vagin! Sin embargo, la realidad resiste tal como suele hacerlo. Si hace 60 millones de años un enorme cometa pretendía terminar con los dinosaurios, resulta que solo se cargó a los mastodontes. Pequeños y medianos campan tan panchos, por aquí entre nosotros. (Quizás no se les ve muy felices, pero aquí están con sus trinos y su

EL FRACASO MORAL CATALÁN

The Objective, 2021 Con pocas horas de diferencia he escuchado a Marta Rovira y a Josep Rull. En ambos hay algo extemporáneo. Rull habla de la potencia simbólica de su nombramiento como presidente del Parlamento regional tras pasarse unos años engrilletado (sic). Rovira, de un país del que conoce sus verdaderas necesidades. Creo los dos solo pretenden mantener sus propios privilegios, sus cuotas de poder bien repartidas. El nacionalismo catalán no sale del feudalismo, ahora más tecnológico. Los años del procés nos habituaron a este lenguaje abstracto sobre entidades predemocráticas: la nación, el pueblo, las esencias, la lengua propia . Quizás ahora le han añadido los trenes, más que nada por nombrar algo tangible. ¡Los trenes! Si ustedes conocen los Ferrocarriles de la Generalitat sabrán quienes viajan en esta línea, y también deberían saber quien viaja con Renfe. Hablamos de las dos líneas, casi paralelas, que van de Barcelona hacia el Vallès (Terrassa, Sabadell). Renfe transita Badi

UNA LLENGUA PERVERTIDA

Fa anys que escric en castellà en aquest blog. Fou el fruit una decisió pensada, tot i que també el resultat d'una reacció. No obstant això, la meva llengua materna és el català. No tan sols això: el català és la llengua que intento ensenyar cada dia a l'alumnat, des de fa molts anys. La meva professió, allò al qual dedico hores i esforç. A un alumnat d'altres llengües maternes. I els asseguro que no és fàcil ni agraït. I no tan sols això: gairebé tot el que he publicat en paper ho he fet en llengua materna. Seria absurd imaginar que sento odi per l'idioma en què em parlava la mare. No odio el bressol. Si li trobo més o menys plaer a la vida és una altra qüestió, això tampoc no és fàcil en aquest món. Però tenir el català com a llengua materna no m'identifica més que tenir els cabells negres (ara grisos), els ulls marrons o un lleuger dolor al genoll dret. M'ha tocat així i ho accepto i ho estimo en aquesta mesura. No aniria a una guerra dels que sentim dolor al