Ir al contenido principal

ANIMALISTAS Y QUEERS



Una vez abierto el debate sobre la inmigración, nadie sabe adonde pueden llegar las ocurrencias. Hay quien propone expulsiones masivas, control férreo de las fronteras, cribados, exámenes para determinar el grado de integración de los extranjeros (¿ha aprendido catalán con ilusión? ¿baila sardanas con soltura?) y otras sandeces.

Los hay más moderados, que entienden que la caída de la natalidad y el envejecimiento de la población europea hace necesaria la aportación humana des de otras partes del mundo. Pero entonces se preguntan ¿porqué los europeos no tienen descendencia? Y he leído una tesis muy osada: todo es culpa del animalismo y de los queers. Los primeros porque prefieren cuidar animales antes que hijos, y los segundos porqué practican una sexualidad que no conlleva vástagos. Siempre hay alguien dispuesto a señalar, como antaño se señalaba a las brujas, a los herejes, judíos o comunistas.

Y si bien es cierto que en algunas zonas viven más mascotas que niños y niñas, y que el mundo queer no suele procrear, este señalamiento no nos conduce a ningún otro lado que al fantasma de la extinción (la autoextinción, en este caso), pero no ofrece respuestas. Y es raro que nadie haya culpado todavía al feminismo, o las mujeres malas que practican el aborto. O a los satanistas que sacrifican bebés humanos en el altar de Astaroth.

Pero lo cierto es que a las mujeres se les exije que trabajen como si no fuesen madres, o que sean madres como si no trabajasen. Y eso dificulta la crianza, diría yo. Por no hablar de la todavía carga de trabajo tan desigual entre hombres y mujeres en lo que atañe al cuidado de los pequeños. En un mundo en el que los trabajadores y las trabajadores no llegan a fin de mes, y que se puede ser trabajador y miserable no resulta muy apetecible un embarazo. 

Ante otra demostración práctica del fracaso del capitalismo, insaciable en la explotación de personas y demás recursos naturales, hay quien habla de importar personas como si hablara de importar microhips, ya que no se fabrican en la patria -por la dejadez del proletariado-, y se deben comprar fuera. Curiosamente, en el caso de los microchips ningún conspiranoico nos habla de la Gran Sustitución, eso que tanto preocupa al esencialismo catalán des de hace 150 años.

Comentarios

  1. Lo que tengo claro,por mi entorno familiar,es que si una mujer quiere tener un hijo,hará todo lo posible por tenerlo,no le importará ni las políticas al respecto, ni su trabajo,nada.Lo contrario también es válido.
    Por supuesto valora, todo lo que le rodea, familia,pareja o parejo.Todo,pero lo tendrá. Vamos a tener un nieto(todos nos implicaremos),que será 20 años más pequeño,que el mayor de mis nietos.La mar de contentos,todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo eso es cierto, pero si la mujer sufre consecuencias nefastas en su trabajo por ser madre es posible que se lo piense dos veces. El descenso de la natalidad es un hecho evidente.

      Eliminar
  2. Y más allá del número de afiliados, a quién representan. Es decir: a qué porcentaje de la población están representando.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo