Ir al contenido principal

URQUINAONA, FERRAZ: UNA MISMA LUCHA


Lo primero que evocan las imágenes de la manifestación ultraderechista ante la sede del PSOE en Madrid es el recuerdo de las manifestaciones independentistas en la Plaza Urquinaona de Barcelona, tras la sentencia del "procés" en 2019.

Es más: resulta difícil encontrar diferencias significativas. El alto nivel de violencia, la edad de los participantes, el deseo del cuerpo a cuerpo con la policía, el discurso antidemocrático, la apelación a la voluntad del pueblo. Y luego están la exigencias de Vox al Ministerio del Interior para que no reprima a una manifestación ilegal y violenta. ¿Se acuerdan de cuando el señor Quim Torra pedía lo mismo a los Mossos d'Escuadra? 

Y hay más: la voluntad de los convocantes es poner en jaque al estado, con apelaciones al "golpe de estado", a la ilegitimidad del estado. La quema de contenedores, los movimientos inesperados y de guerrilla callejera, el acoso a los edificios institucionales. El vocabulario matón, la amenaza, la simbología preconstitucional. El atuendo de los violentos: vestimentas negras, caras tapadas, botas militares, productos inflamables, convocatoria a través de redes oscuras. Todo es idéntico. Salvo un pequeño detalle que, a pesar de su menudencia, confunde a mucha gente: lo único que les distingue es la bandera. La banderita otra vez.

En Urquinaona se convocaron concentraciones varios días seguidos, con el objetivo de doblegar a la policía y de mostrar una imagen de insurrección, de ingobernabilidad. En la raíz del independentismo, así como en el ultraderechismo de Vox (Vox y otros grupos, no se olvide eso) hay una pulsión contra el sistema, contra el núcleo de la democracia.

Lo malo es que, quienes señalan el peligro de la ultradrecha -cada vez más violenta en España y en el mundo- son incapaces de percibir la identidad gemela del independentismo, cuyo objetivo último también es desbordar a la democracia y al estado. Para sustituirles por una propuesta identitaria excluyente, xenófoba e inspirada en mitos medievales.

Los cuerpos policiales europeos llevan unos años perplejos ante la evidencia: a día de hoy, se deben destinar más recursos a la lucha contra los movimientos de ultraderecha violenta que a los islamistas, y se detecta su peligrosidad mucho más elevada y con consecuencias imprevisibles.

No es por lo tanto una cuestión óptica lo que asimila el independentismo con la ultraderecha cuando se manifiestan en la calle. Es la demostración de que son una sola cosa y lo mismo, una sola lucha. Quienes se manifiestan en Ferraz no "se han copiado de Urquinaona", como dicen algunos medios nacionalistas catalanes: actúan igual porque son iguales.

Comentarios

  1. Que casualidad , lo dije
    en otro blog amigo de
    tu blog, te acuerdas
    del Señor Torra,
    diciendo en su
    momento a los
    cdr aquello de
    "apreteu , apreteu"?,
    lo comodo es
    atacar a Abascal,
    creyendose la
    izquierda , y
    el independentismo,
    que manifestarse
    es coto cerrado
    de ellos , y lo
    de estos dias ,
    todo organizado
    por nostalgicos
    de Blas Piñar ,
    en serio? , me
    cuesta creer que
    solo sea eso, y
    no el sentir de
    muchos que
    creen que ya
    esta bien .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso y también es mucho más que eso. Hay algo global que se manifiesta aquí, y eso es solo el principio.

      Eliminar
    2. Hay algo global que se manifiesta aqui..."
      Completamente de acuerdo.

      Eliminar
  2. Hi ha una diferència entre els CDR i els manifestants davant de Ferraz. Els CDR varen sorgir per defensar una causa no justa, però una causa política. Mentre que els de Ferraz han sorgit de l'odi a la democràcia atiats per José María Aznar i Abascal, i els importa un rave l'amnistia. FIxa't com van amb banderes amb la gallina i constants vives a Franco mentre canten el cara al sol. Quim Torra no era el president de la Generalitat, era un activista que ocupava la Generalitat. A Torra i a Abascal sel'ls hi han anat de les mans els manifestants, creien que els controlaven, però nomes els atiaven.

    ResponderEliminar
  3. Copio, pego y hago mío:
    Lo malo es que, quienes señalan el peligro de la ultradrecha -cada vez más violenta en España y en el mundo- son incapaces de percibir la identidad gemela del independentismo, cuyo objetivo último también es desbordar a la democracia y al estado.

    ResponderEliminar
  4. Hay que tener cuidado con esto de las banderas, en las fotos y reportajes que salen en televisión. Por la práctica que tengo en estar de mirón en muchas manifestaciones en Barcelona, desde mi bici(que me lleva a todas partes).No hay manera de que los comunicantes(los periodistas),dejen sus ideas y las premisas de su diario o tele, en la oficina, y vayan abiertos al punto conflictivo. Siempre llevan una intencionalidad previa. Recuerdo una de Ciudadanos, en el parque de la Ciudadela, en que la foto central del artículo era una bandera española, tomada en plano muy cercano, el interés era eso precisamente dejar constancia de la poca catalanidad de la manifestación, vamos que era de fachas, que era el sentimiento de entonces.
    No podemos ,ni caer, en tomar una decisión ni un punto de vista, por un simple reportaje en este caso por televisión, de un acto, de una manifestación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A colación de esto,
      diré , que el enviado
      especial de 24h, actuó
      anoche de la manera
      más vergonzosa, daba
      la impresión que tenía
      carnet socialista , y que
      se lo regalo Sanchez,
      y la culpa la tienen esos
      trasnochados del regimen

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DEAR MISTER VANCE

El candidat a vicepresident dels EUA al costat del senyor Trump és un home molt jove, o com a mínim molt jove per a la política nordamericana, ja m'entenen. D.J. Vance s'assembla a un home jove de qualsevol lloc del món occidental, un que podria seure al teu costat al transport públic, o a la taula del costat de la terrassa d'un bar del barri. S'explica d'ell que no va tenir una infantesa de nen ric, que ha viscut circumstàncies complexes, que s'ha guanyat el que té amb l'esforç. La cultura de l'esforç té molta predicació en el món educatiu actual, molt dominat per propostes juganeres. S'aprèn jugant? Segurament que el joc té un paper important en l'aprenentatge, un element que ens iguala a la resta dels mamífers. Però també deu fer falta entendre que alguna cosa ens diferencia de la resta dels animalons peluts. S'aprèn jugant: però no és el mateix jugar a l'escola i arribar a una casa d'un barri elegant on el pare és advocat i la mar

L'HEROI, EL TRAIDOR I EL PERIODISTA

Sobre la qüestió d'herois i traidors potser no s'ha escrit res millor que el conte d'en J.L. Borges que du aquests noms al títol. Algú pot participar d'ambues categories, ja sigui simultàniament o de forma consecutiva. Tot depèn de com es cantin les seves gestes, és allò que ara en diuen "el relat". En el cas de l'ex-presidemt Puigdemont, president d'una regió espanyola, l'home va transcórrer d'heroi a traidor en vuit segons de diferència. Això va passar el dia 10 d'octubre de 2017. Els qui encara el consideren heroi el continuen votant. Els qui el veuen traidor -cada cop més- han deixat de votar-lo. Acabem de saber que el mateix dia li havia encarregat a un subordinat fidel la tasca de buscar-li acolliment a la República de San Marino , aquell país diminut i muntanyós encabit al centre d'Itàlia. El petit president tenia preparada la fuga, tot i que es va saber guardar bé el secret. Als seus ministres els digué: demà aneu als vostres de

QUAN ÉS PROU CATALANA LA SANG?

  Sento el brogit al carrer. I els petards, clàxons, crits de joia. La final d'una competició europea que ha guanyat Espanya em troba mentre llegeixo la crònica d'un assassinat terrible, i em fa l'efecte d'estar vivint en un món estrany i obscur, incomprensible. La tragèdia m'arriba acompanyada d'un esclat d'alegria que circula pels carrers de nit.  L'home, després de matar la seva dona, es refugia en un pis del barri. Finalment, la policia el troba i el deté. Llavors, els veïns surten al carrer i calen foc al domicili on s'havia amagat. Recordo aquest barri, de casetes menudes i els carrers estrets, deixats, abonyegats. Pels pendents costeruts ronden de nit els gats entre les deixalles. Una vegada vaig veure una cabra que corria davant d'un home que em feia senyals perquè li atrapés l'animal. Sovint apareixia un cotxe cremat, aquell esquelet de sutge, el perfum pudent dels plàstics. L'incendi forma part de la vida quotidiana, les nits s&