Ir al contenido principal

HACIA LA INTERNACIONAL CHARNEGA


A Miquel C., el autor de La sombras se equivocaron de dueño

Fui judío en Múnich y palestino en Jerusalén,

cubano en Suecia, argentino en París. 

Y, en Cataluña, charnego.

Luego fui ruso en Lituania y ucraniano en Nueva York,

kosovar en Roma, chileno en Berlín.

Y, en Cataluña, charnego.

Prometo que fundaré

-y prometo no tardar mucho en fundarla

la Internacional Charnega, que no tendrá bandera

ni himno ni carné de afiliado ni estatutos.

Fui forastero al norte del Misisipi, 

coreano del norte en Corea del Sur,

senegalés en Casablanca, rumano en Madrid,

y, en Cataluña, un puto charnego.

El único requisito para formar parte

de la Internacional Charnega será

haber cometido el mayor delito:

haber nacido en un lugar y vivir en otro.

Como el albatros errante.

Haber nacido en el mundo.



Comentarios

  1. Ahhhhhhhhhhhhhh....Me va.
    Siempre he dicho que me consideraba charnego internacional, siempre.
    Me gusta y me apunto.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El texto te está dedicado, como te puedes imaginar. Habíamos nombrado el asunto varias veces.

      Eliminar
  2. Hay, Lluis, quien se considera apátrida. No es mi caso. Me gusta considerarme, charnego, hijo de madre catalana, descendiente de murcianos y de progenitor calabrés, todos de Bruzzano Zeffirio. Nacido chabolista periférico, en esa periferia de la que nadie, salvo Marcé, Andujar, Casavella, Candel o Jodár se atrevió a retratar, en un tiempo que las barracas eran tan numerosas como innombrables.
    Uno no elige donde nace, y no reniego del hecho, pero tampoco me satisface; me recuerdan a aquellas palabras que Shakespeare hace pronunciar al Rey Lear: "que época terrible esta en que unos idiotas conducen a unos ciegos".
    Con tu permiso te dejo una crítica que hace poco ha salido en una revista literaria, RETHINK BCN, y que la ha escrito David Castillo sobre el libro que, afortunadamente, se lee bien en México y Colombia gracias a la compañía de Teatro mexicana, El Solar, que adaptó el libro para una temporada de primavera en el Grec de Barcelona y lo ha cogido como guion para una obra que representan.
    Gracias por acordarte de mi.
    Un abrazo de todo corazón
    https://rethinkbcn.cat/barraques-literaries-barcelona-metropolitana/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo