Ir al contenido principal

EL VIVALES


Nunca comprendí bien la historia del señor Puigdemont. Es decir, nunca comprendí bien sus giros, sus palabras, sus gestos. Me lo contaron con detalle una vez, y quien me lo contó le conoce muy bien. Aún así, es difícil. Al principio parece el chico de pueblo, más o menos ambicioso, que se traslada a la capital provincial para prosperar: su familia tiene un pequeño negocio, esa menestralía rural triste, esforzada. Él quiere algo más. Se apunta al partido político más afín a sus ambiciones, donde cree que podrá escalar, el más votado. Hasta aquí podría ser un relato del XIX, quizás de Stendhal. Durante tiempo, los gerundenses noctámbulos ven a un joven solitario, de traje, acodado en la barra. Observa en silencio.

Un Julien Sorel pequeño y catalán.

En algún momento nuestro personaje conoce a una actriz rumana que está de gira con su compañía de teatro. Cuando la ve en el escenario queda tan impresionado que despliega todas sus estrategias para seducir a la mujer. Eso también podría ser de Stendhal. En este tiempo ejerce de periodista en una pequeña redacción local. Nunca destaca como periodista.

Hay un episodio oscuro casi negro en 1992, cuando él es muy joven y el juez Garzón ordena detener a los independentistas para prevenir altercados durante las olimpiadas: los independentistas habían prometido sabotearlas. Este episodio es dudoso y nadie lo ha querido narrar. Quedará para siempre en la tiniebla y la duda. Falta de pruebas, me cuentan. Vamos a dejarlo.

La historia se mueve en la oscuridad permanente. Una rarísima maniobra, de tintes tenebrosos, le planta como candidato a la alcaldía. Y gana. Su etapa como alcalde es mediocre y breve. Destaca tan solo una medida sorprendente: cuando le cuentan que hay ciudadanos abriendo contenedores para conseguir comida, ordena que los contenedores lleven un candado. Así se resuelve el hambre en Girona.

Luego, pero no mucho después, Puigdemont llega a la presidencia de la Generalitat tras un episodio rocambolesco. El partido trotskista revolucionario catalán, (la CUP) propone a un nacionalista ultraliberal y consigue auparlo a presidente. Eso es raro y difícil de explicar, pero es así. Y poco más tarde sucede lo que todos ustedes saben: la declaración de independencia sí pero no, la huida en el maletero del coche, el chalecito en Waterloo. Una vez allí, el mayor temor de Puigdemont es desaparecer en el olvido. Empieza pero no termina varias empresas: diseño de sellos votivos, constitución de un gobierno regional paralelo, creación de asociaciones de fans. No es bueno que el hombre esté solo: la familia hace un intento de instalarse con el hombrecito en Bruselas pero algo sale mal y se queda solo de nuevo. Solo o en compañía del melifluo Comín.

En algún instante está el episodio borroso de los supuestos agentes rusos con quien negocia el apoyo de Putin a la independencia catalana. Jamás sabremos si le engañaron unos burdos estafadores o si hubo algo más tétrico. Siempre están las sombras bailando alrededor del héroe, como en un mito celta. 

Tras las elecciones de 2023, Puigdemont consigue por fin la relevancia mediática que tanto ha ansiado durante seis años, cuando la diabólica aritmética electoral le convierte en el líder del partido clave para la gobernabilidad. Se deja querer por ambos candidatos al gobierno español, pero sabe que lo tiene mejor con Sánchez. Des del primer momento, cualquier observador atento sabe que Puigdemont tiene una prioridad y quizás solo un objetivo: resolver su situación personal. Eso también suena a Stendhal. A nuestro hombre no le importa nada silenciar a las bases del partido, contrarias a cualquier negociación con el enemigo. Su decisión implica el sacrificio del partido y quizás la disolución del independentismo en una charca de dudas, reproches y acusaciones de tibieza, traición y bajeza. 

No le importa nada pactar con quien juró no pactar jamás. El objetivo es librarse de la justicia y de su inevitable encarcelamiento, renovar sus papeles (un DNI a punto de caducar, sobre todo) y regresar con la familia. Es casi entrañable. Sus partidarios no pueden creer lo que están viendo: quien tomaron por el libertador, por el aspirante a mito, por el héroe irreductible... resulta ser un hombrecito normal, preocupado por sus cositas.

Hay un descalabro emocional de grandes dimensiones entre sus fieles. Ahora deambulan desorientados y se sienten traicionados ante el descubrimiento de que el héroe no lo era, que era un cobarde como tu, como yo. Eso podría ser de Borges: ¿recuerdan ustedes el cuento sobre Fergus Kilpatrick?.

A Puigdemont le calificó como "el Vivales" el periodista gerundense Albert Soler en las páginas del Diari de Girona, y lo que parecía una ocurrencia graciosa resulta ser la definición más precisa del hombre, expresada en términos populares. Puigdemont no es de la clase de hombres que crean patrias y destruyen estados. Es de la clase de hombres que quieren ver el partido de fútbol en el sofá, el domingo por la tarde, quejándose del barullo que arman los niños. Sin tener que levantarse el lunes a las seis de la mañana para ganar el pan. El Vivales. Es muy posible que piense, a menudo, en que jamás debió salir del pueblo. Lo único malo es que allí la vida es dura y de madrugón diario.



Comentarios

Entradas populares de este blog

PUIGDEMONG PEZIDÉN

Que el "procés" ha muerto es una evidencia y no es opinable. Quienes nos enfrentamos al secesionismo durante los años lúgubres sabíamos que todo terminaría en las urnas, cuando la ciudadanía dejara de darles la mayoría absoluta a los partidos del nacionalismo identitario. Solo podía ser de ésta manera, con su derrota electoral: no iban a poder ni los jueces ni la policía. Y eso es lo que ha sucedido, por fin. Hemos tenido que esperar muchos años pero ya ha sucedido. Aunque todavía no sea el momento de festejarlo a lo grande, les confieso que yo ha he brindado por la derrota del independentismo, que ha perdido más de un millón de votos respecto de 2021.  De modo que el señor Feijóo miente cuando dice que el "procés" está muy vivo. No miente por ignorancia (aunque la ignorancia no le es ajena). Feijóo miente por interés: es al PP a quien le conviene mantener al procés en estado zombi para dar miedo. Las estrategia de la derecha suelen ser siempre las mismas: crear mie

TAREK Y UN INSTITUTO EN LAS AFUERAS

Tarek nació en España, en una ciudad de la provincia de Barcelona. Sus progenitores son de Marruecos y emigraron para dar un futuro mejor a sus hijos: el padre era pastor, albañil y analfabeto, y también hacía recados con su furgoneta. La madre, ama de casa, analfabeta. Una vez en España, la familia encontró un piso compartido con otras dos familias en un barrio periférico de pequeños bloques construido para alojar a las familias que una antigua riada dejó sin casa. El padre encontró trabajos esporádicos en la construcción y el transporte. La madre limpia pisos por toda la ciudad y sus aledaños, todo en dinero negro. El padre decidió que estarían en este barrio hasta que las cosas mejoren. Pero las cosas no mejoraron, y las opciones e salir del barrio se empequeñecen. Ya no cree que jamás pueda salir de aquí. Quizás Tarek lo consiga, si sale adelante con los estudios. Tarek cursó la educación primaria con dificultades por el idioma, en la escuela del barrio. La mayoría del alumnado es

NIÑOS SOÑANDO CON MARCAS CARAS

Aunque me vean en la fotografía ataviado con una kandora, nunca fui musulmán. Apenas ligeramente cristiano. Nunca me han interesado mucho las religiones, más allá del gusto por la simbología, esas iconografías densas o delicadas, a veces atroces en el relato del martirologio, la atracción por la muerte o su facilidad por pintar mundo invertidos e imposibles (los últimos serán los primeros). Me atrajeron los iconos rusos, los capiteles románicos, la poesía mística y trasnochada. Me horroriza el pan de oro en las esculturas y el sadismo gratuito e incomprensible de Yahvé, el dios que se se comporta como un niño iracundo y malcriado. De Jesús me gusta todo menos su pretensión de divinidad, solo en lo humano le comprendo, aunque comprendo mejor al budismo y a los valores del estoicismo y a Epicuro. Después de leer "El Anticristo" de Nietszche o el diáfano "Porque no soy cristiano" de Russell, se me borró cualquier atisbo de creencia. Aún sigo, sigo creyendo en que no se