Ir al contenido principal

EL IDIOMA CATALÁN ES UNA MENTIRA

Sabrán ustedes que las autoridades catalanas, así como los partidos nacionalistas y la Plataforma per la Llengua (que se presenta como la ONG del catalán), velan con estricta observancia por la salvaguarda del idioma de Guifré el Pil·lós. Sabrán ustedes que los sujetos arriba mencionados se sienten agraviados y ofendidos muy a menudo por las agresiones a la lengua de Guerau de Liost, y que vigilan rigurosamente los patios de los colegios, a la búsqueda de la maestra que, en un descuido, les hable en castellano a los alumnos.

Sabrán ustedes que, en Cataluña, a menudo se denuncian camareras peruanas recién llegadas a España por dirigirse a un cliente en español, y sabrán ustedes que hay multas importantes en el caso de que usted abra una panadería en Cataluña y la rotule como "Panadería" en vez de en la vernácula y correcta "Fleca".

En mi barrio, Bilal Al Akhrafi ha puesto una carnicería halal y la ha rotulado "Carns Bilal", así, en catalán cárnico. Bilal es un chico listo y ha pillado enseguida el juego. Sin embargo, en Carns Bilal no ha entrado jamás ningún cliente catalanohablante, pero a nadie le importa este detalle marginal.

Recordarán ustedes que, muchos años atrás, el gobierno autonómico se emperró en que las películas de éxito que se estrenaban en los cines catalanes debían estar subtituladas en catalán. El partido de Jordi Pujol (y de Arturito Mas, y más tarde de Carlos Puigdemont) lo puso en su programa electoral y proclamó que era una exigencia irrenunciable (como la amnistía y el referéndum de hoy), y amenazó con multas multimillonarias a las distribuidoras de cine que infringieran la ley del cine. Sin embargo, el asunto se diluyó en la nada cuando las distribuidoras de cine le contaron a la Generalitat algo muy simple: estamos de acuerdo en subtitular en catalán siempre que la factura del subtitulado corra a cuenta de la Generalitat. Y la Generalitat hizo uno o dos aspavientos y luego se olvidó del asunto: si el idioma nacional sale caro ya es menos urgente. A día de hoy, en los cines catalanes el subtitulado está en español y nadie dice ni mú.

Ahora, el gobierno regional anda muy seriamente preocupado por la caída del uso del idioma catalán entre la juventud, y aprueba medidas para exterminar la lengua castellana en el ámbito educativo. El gobierno regional creó las "Aules d'Acollida" (Aulas de Acogida -¿recuerdan el mantra de que Cataluña es tierra de acogida?) en los colegios e institutos, aulas en donde se manda al alumnado recién llegado y en donde se les sumerge en el idioma de Àngel Guimerà. Pero... alguien le advirtió al gobierno autonómico de que esas aulas requerían de personal, y de que el personal tiene el vicio de cobrar por su trabajo. De modo que el gobierno dictaminó algunas correcciones: los niños y las niñas solo requerirán de "Aula d'Acollida" a partir de del 3º de Primaria (se considera que el aula ordinaria ya cumple con la función de la acogida des de Infantil 3 hasta 2º de Primaria). Nos ahorramos unos cuantos euros.

Más tarde, el gobierno dictaminó una nueva corrección en el asunto de la acogida, mucho más sorprendente: las niñas y los niños que lleguen a Cataluña procedentes de las demás autonomías de España no deberán ir al aula de acogida. Considera, el gobierno de la región, que este alumnado no requiere de ninguna medida especial puesto que ya estaban en el sistema educativo español. Esta consideración deja ojipláticos a los nacionalistas furibundos de toda la vida y nos sorprende a todos, pero alivia un poco el gasto en educación de la autonomía, ya que puede reducir docentes y disminuye el importe del capítulo 1, el de personal. Dicho de otro modo: una niña que llegue des de Argentina tiene derecho al aula de acogida (un par de horas a la semana, por cierto), mientras que una niña que llegue des de Murcia no tiene ese derecho.

El catalán es importante mientras salga baratito. Si le cuesta dinero al gobierno, el catalán deja de ser relevante.

No sería de extrañar que, en el futuro inminente de recortes en el gasto público que se avecina, el aula de acogida sea obligatoria solo para las niñas y los niños de procedencia extraterrestre. Los terrestres ya se apañarán cuando, en un examen, les pidan el análisis de un soneto de Francesch Vicens Garcia, el Rector de Vallfogona:




Comentarios

  1. Has dado la respuesta, casi de inmediato, en tu escrito:
    "...si el idioma nacional sale caro ya es menos urgente..."

    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es exactamente lo que sucede. Lo demás es propaganda y mensajes para la parroquia nacionalista, que no se entera de nada des de hace décadas.

      Eliminar
  2. Esto es de hoy, con datos actualizados .
    Aquí lo importante son los números, y no nos cuadran.
    https://www.vozpopuli.com/economia_y_finanzas/cataluna-6000-millones-mas-pensiones.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíblemente increíble. El déficit catalán está en la base de las reclamaciones nacionalistas. La mala gestión catalana se pretende trasladar al estado en forma de reivindicación.

      Eliminar
  3. LLUis, pero no nos olvidemos de los "otros" : el País Vasco, acumula hasta agosto un balance negativo de cotizaciones respecto al pago de pensiones de 3.480 millones. Euskadi es la región más insolidaria con la caja de las pensiones, ya que no contribuye a la financiación de la deuda de la Seguridad Social (y tampoco del resto de partidas sociales y gastos impropios del sistema), debido a que se realiza mediante líneas de crédito de los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, decir, se gestiona con la caja de impuestos a la que no contribuyen los vascos, ya que su tributación va al concierto económico (cupo). Es lo que va a suceder si el Gobierno acepta la ruptura de la caja única de las pensiones...

    Esto no funciona.
    Un abrazo. Cuídate .
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos reivindicar el principio de igualdad. El nacionalismo es desigualdad y privilegio. Confunden derechos con privilegios y luego se quejan.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PUIGDEMONG PEZIDÉN

Que el "procés" ha muerto es una evidencia y no es opinable. Quienes nos enfrentamos al secesionismo durante los años lúgubres sabíamos que todo terminaría en las urnas, cuando la ciudadanía dejara de darles la mayoría absoluta a los partidos del nacionalismo identitario. Solo podía ser de ésta manera, con su derrota electoral: no iban a poder ni los jueces ni la policía. Y eso es lo que ha sucedido, por fin. Hemos tenido que esperar muchos años pero ya ha sucedido. Aunque todavía no sea el momento de festejarlo a lo grande, les confieso que yo ha he brindado por la derrota del independentismo, que ha perdido más de un millón de votos respecto de 2021.  De modo que el señor Feijóo miente cuando dice que el "procés" está muy vivo. No miente por ignorancia (aunque la ignorancia no le es ajena). Feijóo miente por interés: es al PP a quien le conviene mantener al procés en estado zombi para dar miedo. Las estrategia de la derecha suelen ser siempre las mismas: crear mie

TAREK Y UN INSTITUTO EN LAS AFUERAS

Tarek nació en España, en una ciudad de la provincia de Barcelona. Sus progenitores son de Marruecos y emigraron para dar un futuro mejor a sus hijos: el padre era pastor, albañil y analfabeto, y también hacía recados con su furgoneta. La madre, ama de casa, analfabeta. Una vez en España, la familia encontró un piso compartido con otras dos familias en un barrio periférico de pequeños bloques construido para alojar a las familias que una antigua riada dejó sin casa. El padre encontró trabajos esporádicos en la construcción y el transporte. La madre limpia pisos por toda la ciudad y sus aledaños, todo en dinero negro. El padre decidió que estarían en este barrio hasta que las cosas mejoren. Pero las cosas no mejoraron, y las opciones e salir del barrio se empequeñecen. Ya no cree que jamás pueda salir de aquí. Quizás Tarek lo consiga, si sale adelante con los estudios. Tarek cursó la educación primaria con dificultades por el idioma, en la escuela del barrio. La mayoría del alumnado es

NIÑOS SOÑANDO CON MARCAS CARAS

Aunque me vean en la fotografía ataviado con una kandora, nunca fui musulmán. Apenas ligeramente cristiano. Nunca me han interesado mucho las religiones, más allá del gusto por la simbología, esas iconografías densas o delicadas, a veces atroces en el relato del martirologio, la atracción por la muerte o su facilidad por pintar mundo invertidos e imposibles (los últimos serán los primeros). Me atrajeron los iconos rusos, los capiteles románicos, la poesía mística y trasnochada. Me horroriza el pan de oro en las esculturas y el sadismo gratuito e incomprensible de Yahvé, el dios que se se comporta como un niño iracundo y malcriado. De Jesús me gusta todo menos su pretensión de divinidad, solo en lo humano le comprendo, aunque comprendo mejor al budismo y a los valores del estoicismo y a Epicuro. Después de leer "El Anticristo" de Nietszche o el diáfano "Porque no soy cristiano" de Russell, se me borró cualquier atisbo de creencia. Aún sigo, sigo creyendo en que no se