Ir al contenido principal

Y TXAPOTE VOTÓ


Se puede comprender que una campaña electoral excite glándulas y hormonas, y que más de uno pierda la compostura por la pasión desatada. Y más en pleno verano, que es temporada de calentones. No sabemos si España está crispada o si España crispa a quienes la piensan.

En cualquier caso, a alguien se le ocurrió la frase "Que te vote Txapote", presumiblemente en Sevilla. Según la prensa, el eslógan lo exhibió un miembro del sindicato Solidaridad (el sindicato de Vox). Vi esta frase repetida muchas veces en las redes. A personas que suelen comportarse con bastante educación les hizo tanta gracia que quisieron divulgarla. Incluso vi pintadas por la calle. Supongo que la ocurrencia creció gracias al abono de las campañas, orquestadas desde el sector de la derecha, según las cuales ETA está gobernando España. O algo así. 

Ya durante en plena campaña, supe que un futbolista había repetido "Que te vote Txapote". Sin ser una disculpa, la condición de futbolista nunca se ha asociado a la finura ni a una educación exquisita: los futbolistas son esos señores que se agarran el paquete tras marcar un gol, dan rienda suelta a la testosterona y lloran desconsoladamente, a moco tendido, en el día de su retirada.

Alguien, por error o por mala fe, distorsionó algo las palabras y escribió "Que te vote Chapapote". 

Las campañas electorales, y los discursos políticos en general, se van tiñendo de tono tabernario y donde debería haber razones aparecen pasiones. Generalmente bajas. La argumentación ha sido abolida, y sustituida por la bravuconada. En Cataluña lo vimos venir primero (en algo teníamos que ser pioneros), durante el horrible decenio del "procés", durante el cual se normalizó el insulto ad hominem (por usar un término latín, que siempre queda bien) dirigido a todos aquellos catalanes que no somos independentistas y que -ingenuos- pretendíamos argumentar nuestra postura en nombre de los valores ilustrados. 

Entre un político y un pedagogo no debería haber mucha diferencia: debería de recomponerse el puente. El político tiene la obligación de contar razones, motivos, argumentos. Quizás el político no está obligado a dominar la lógica proposicional, pero sí debería tratar con respeto y elegancia su propio discurso. Cuando alguien dice sin pestañear que los asesinos de ETA gobiernan en España está facilitando este "Que te vote Txapote" que tiñe de rabia y de odio un debate que necesita calma y reflexión. Hay un aire guerracivilista en todo el debate político, el interés lamentable por presentar a dos Españas irreconciliables y que solo se satisfacen con la humillación del adversario, cuando no con su eliminación.

"Que te vote Txapote" no solo es de una falta de elegancia atronadora: también es una forma de quemar barcos, de justificar la imposibilidad del diálogo (quizás empujados por la soberbia y las encuestas eufóricas). A la mañana siguiente de las elecciones, dos directores de medios de prensa escrita abogaron por un pacto entre PSOE y PP. Y mientras les escuchaba formular ese sueño, no podía evitar recordar la suciedad que esos mismos medios han arrojado durante años. Una suciedad cuya guinda es "Que te vote Txapote".

Les diré algo: yo ya tenía decidido el signo de mi voto antes de conocer la desafortunada frase. Pero llegado el momento, votar al PSOE fue, también, una respuesta a toda esa podredumbre. No es necesario aclarar que por el señor Txapote siento la misma simpatía que por el señor Charles Manson.


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  2. No me pongo con la frase, es tan chusca como el personaje que nos traes, que dejó trece familias sin los suyos. Trece es un número que atrae poco, lo sé, pero este es el número de asesinados a sangre fría por el susodicho, entre ellos uno que significó que clase de personaje hay detrás de esa sonrisa, me refiero, como bien puedes pensar, a Miguel Ángel Blanco.
    Hay que tener muy mala baba, ser malo de solemnidad, y rezumar una inmoralidad a toda prueba para ejecutar a sangre fría a un chaval por pensar diferente a lo que no piensas tú.
    Hay que ser, perdona, muy hijo de puta, y ni así, porque seguro que las personas que ejercen esa noble profesión, salieron a la calle tal como lo hiciste tú, y yo, desde luego, para cagarse en sus muelas.
    No, que no vote Txapote, no tiene dignidad, él, como "cosa", tiene precio, vendió su dignidad a una ideología.
    PD: También tenía decidido mi voto, desde luego. Los conservadores no me darán nada, desde luego, pero es imposible que uno pueda otorgar su voto a quien va de la mano con personajes como este.
    Así que un sobre en blanco también se puede emitir.
    Salut

    PD: He rectificado el comentario porque una coma hace variar la idea de una frase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente: el tal Txapote es un asesino cruel, un asesino en serie que se apuntó a ETA como se pudo haber apuntado a cualquier mafia u organización de sicarios. La ideología es una excusa para personas con impulso asesino. Roberto Succo, un asesino en serie italiano de los 70 se declaró anarquista tras ser detenido: se le ocurrió que si había ideología de por medio sería tratado de otra forma que siendo un simple asesino serial.
      Justamente por eso es indigno que se equipare al votante del PSOE con un asesino, ya que el PSOE no ha gobernado con ETA (eso es una barbaridad sin sentido). Ni con Bildu: Bildu y el PP votaron juntos contra la reforma laboral y a nadie se le ocurre decir que el PP votó de la mano de ETA.

      Eliminar
    2. Decía Begoña Román, se lo escuché muchas veces en sus clases en la Facultad de Filosofía cuando daba Bioética Aplicada, " Todas las cosas tienen precio, menos las personas, que tienen dignidad". Esa es la dignidad a la que me refiero, Lluis, la que no tiene la Sra Guardiola en Extremadura, o el Sr Sánchez en ese pacto con esa persona. Para mí, a riesgo de equivocarme, que bien pudiera, el mero hecho de pedir su aprobación para poder sentarse en la silla presidencial, y go-ber-nar gracias a su voto, es el precio que se asume.
      Ese precio, el de go-ber-nar en España gracias a su voto, es a su vez el mismo precio que la pérdida de la dignidad, la misma que el de la Sra Guardiola por hacerlo con Vox en su autonomía.
      No sé si esto que escribo es una barbaridad sin sentido, no lo sé, pero seguro que si en vez de firmar yo, persona que se honra de la relación que tiene contigo, lo hicieran los padres del susodicho, meditarías de otra manera la frase.
      Un abrazo y gracias por dejar que me exprese.
      Salut
      PD: Ya he dejado claro que mi papeleta iba vacía, porque tampoco me he atrevido a votar otra cosa que no fueran los principios socialistas, y me alegro por el Sr Illa, persona que conozco por su labor docente y por su actitud personal, esta sí, irreprochable.

      Eliminar
    3. Por supuesto estamos de acuerdo. Lo único que tengo que objetar es que entre Sánchez y Txapote no ha habido ninguna relación y por supuesto que Sánchez no gobierna con la ayuda del asesino. Se ha creado el imaginario de un Sánchez "amigo de ETA" que es una absoluta barbaridad, un relato falso (falso e imposible). No hay nada más allá de los pactos concretos y circunstanciales con Bildu (y con el resto de los partidos, incluyendo el PP: el PP y el PSOE han votado igual en muchas ocasiones). Y luego hay que saber que Bildu (Reunión, en basco) es una agrupación de muchos grupos, entre los cuales es cierto que está HB pero también Araba Bai, la izquierda que siempre se opuso a la lucha armada y que contribuyó a la desaparición de ETA. Por otra parte: ¿no es una victoria de la democracia conseguir que los grupos violentos acepten el juego democrático y abandonen la violencia? Y a nadie se le deben caer los anillos por negociar con todos: el proceso de paz en Irlanda, en Suráfrica y en donde sea ha pasado siempre por atraer a los violentos hacia la paz y la democracia. Ahí está el proceso de Colombia, ejemplar donde los haya. Y no hace falta recordar todas las negociaciones con ETAS y HB que llevó a cabo el señor Aznar en una de sus pocas ocasiones de lucidez y de sentido de estado.

      Eliminar
    4. Lo que no acabo de ver por ningún sitio es ese supuesto pacto entre Sánchez y el asesino vasco que mencionáis. Ese pacto nunca ha existido, esa frase fue una "gracia" de uno de Vox que después aprovechó la loca de Madrid y a partir de ahí ha venido utilizando el PP como arma contra Sánchez, arma que, afortunadamente, se volvió contra ellos mismos. Lo del voto en blanco: un lujo a nuestro alcance (desde la muerte del dictador) que has malgastado

      Vale que algunas leyes se han aprobado con los votos favorables de Bildu y ERC, pero apoyos puntuales no significan "ir de la mano". Recordemos en otras, como la última reforma laboral, tanto Bildu como ERC como Vox, como PP votaron en contra. ¿Eso significa que estaban compinchados?

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo