Ir al contenido principal

XAVIER TRÍAS SE VA A UN BALNEARIO EN BULGARIA


Por fin se retira, con una rabieta monumental y un amago de sollozo pueril, el viejecito que vino a salvar Barcelona y le dieron una patada en el trasero. Uno no comprende muy bien quien le llamó para meterse en este berenjenal, a una edad tan provecta: ¿su egocentrismo? ¿Puigdemont? ¿Sus infinitos ánimos de venganza contra Colau? Nada, en el Xavier Trías que fue alcalde, indicaba que hubiese sido un gran alcalde y, por lo tanto, nada le reclamaba: entre mediocre y mala, su etapa de alcalde solo pasará a la historia de lo gris, de esa actitud tan convergente del business-friendly que no dio ningún resultado bueno, que multiplicó por 100 los pisos turísticos y fastidió la vida de tantos.

Sus propuestas para la candidatura recién abortada nunca pasaron de simplonas ideas de bombero, con perdón de los bomberos, como por ejemplo eliminar la contaminación regando las calles con aguas freáticas (sic). Su programa político, emulando a Feijóo, no iba más allá de un vengativo y visceral "derogar el colauismo", sazonado con sus principios ultraliberales. Había algo demasiado personal en este "contra Colau". Algo que tiene que ver con que una mujer de clase humilde apee del poder a uno de la familia Trías-Vidal de Llobatera.

El final de Trías y de Maragall, ahora camino del balneario, ha estado a su altura: salida por el foro con ridículo estrepitoso. Contra pronóstico, ha sido el PP quien les ha abierto los ojos a la realidad y la puerta a su jubilación necesaria. El independentismo ya no sirve para nada. Daniel Sirera puso la cereza. La misma cereza que, cuatro años atrás, Manuel Valls le puso a Ernest Maragall, otro de una familia bien de Sant Gervasi. Ala, hasta nunca.

Poco se entiende que esos dos hombres, Trías y Maragall, se hayan presentado: ¿nada ni nadie les aconsejó que, a su edad, lo más correcto es un discreto retiro? ¿Acaso no han desempeñado todos los cargos posibles ya? ¿Pensaron que eran Joe Biden? El severo correctivo que se acaban de llevar ha estado muy bien. Más que bien, estupendo. Fenomenal. A descansar a un balneario.

Para los barceloneses en concreto, y para los catalanes en general, el puntapié en el trasero a los dos viejecitos es un ligero alivio, un respiro. Ya que con su humillación también reciben un puntapié en diferido Oriol Junqueras y Carlitos Puigdemont, los siguientes que deberían ir pensando en el balneario y en dejarnos en paz. Uno debe reconocer cuando se le ha pasado el tiempo y llegó el momento de retirarse con dignidad. 

La despedida de Trías, antes de largarse hacia los baños termales, sorprende por su prepotencia y su altanería: ¡Que us bombin! (que os zurzan) les ha espetado a los concejales reunidos. Un alarde de bilis propio del señor conde al cual los súbditos han echado del castillo. Estaremos encantados de que nos zurzan, aunque en realidad es usted quien necesita un buen zurcido: le han echo un fantástico desgarro. Que et bombin, señoritu Xavier.

Le deseo una larga y feliz estancia en las piscina de agua sulfurosa, prólogo del azufre que le espera en el infierno de los vengativos. Que le zurzan.



Comentarios

  1. Mi apreciado Lluis. Como veo que tienes por costumbre el no contestar, y soy un tipo adaptable y que te aprecia, quizá más de lo que te imaginas, te adjunto lo que he puesto en el bloc.
    Allí ya está, al menos por mi parte, definida la idea que tengo de este señor.

    http://totbarcelona.blogspot.com/2023/06/nos-gobiernan-o-no-los-ultimos-de-la.html

    Un abrazo
    Salut ¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo