Ir al contenido principal

EL CASO DE LA COMPRENSIÓN LECTORA EN CATALUÑA



Aunque algunos llevamos tiempo viendo como se acerca el desastre, ha sido necesario que se publiquen los resultados de las pruebas PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study) para que alguien se lleve las manos a la cabeza y salten todas las alarmas. La tormenta ya llegó.

El alumnado catalán ha sacado la peor puntuación en comprensión lectora de España: solo Ceuta y Melilla están por detrás de Cataluña. Llevamos décadas escuchando que la educación catalana es fantástica, ejemplo de virtudes, faro de la educación más progresista, más avanzada. Durante décadas he escuchado como los popes de la educación catalana se otorgan todas las medallas, y como -con orgulloso desdén- nos hablan del atraso educativo del resto de España. Y ahora, de repente, unos números les ponen ante un espejo antipático.

Algunos medios han achacado el desastre al confinamiento por el COVID (como si solo se hubiese confinado al alumnado catalán, o como si unos meses en casa hubiesen desmontado todo lo aprendido). No he leído a nedie que se haya fijado en un detalle: Cataluña, con Ceuta y Melilla, son lugares en los que la lengua de la escuela y la lengua materna no son la misma. Y no digo que eso lo explique todo -ni mucho menos- pero algo hay.

Incluso en los países en donde se practica la "inmersión lingüística" (con una acepción del término ligeramente distinta a la catalana) se tiene en cuenta que el aprendizaje de la lengua -habla, lectura, escritura- debe hacerse en la lengua materna durante los primeros años. Eso no sucede ni en Ceuta, ni en Melilla ni en Cataluña. ¿Casualidad?

E insisto en que el asunto de la lengua materna no es la única explicación. Hay más. En algún lado se nombra el asunto de la "Escola Nova 21", que por si no lo saben es una teoría pedagógica no solo muy de moda en Cataluña, si no que ha inspirado las políticas educativas de la comunidad. Y que se están expandiendo por España. Se pueden informar, pero les hago un resumen rápido del fenómeno Escola Nova 21: respetar los ritmos y los intereses del alumnado; jugar es aprender y por consiguiente el aula es un espacio de juegos; el trabajo escolar sigue la metodología de los "ámbitos", "rincones" y el trabajo por proyectos; el niño escoge cada día lo que quiere hacer; lo primordial son las habilidades y las competencias emocionales, sociales, interpersonales e intrapersonales.

Yo no les negaré que el ideario pedagógico de la "Escola Nova 21" (promocionada por la Fundación Jaume Bofill y La Caixa) pueda tener un efecto de canto de sirena seductora, con su mobiliario y su arquitectura fresca y elegante (con un toque de Ikea) que trasciende los odiosos pupitres, la pizarra y la clase magistral. Pero algo falla estrepitosamente: si el alumnado sale de sexto curso de Primaria e ingresa en la secundaria con enormes déficits en conocimientos elementales e instrumentales deberemos aceptar que se ha divertido un montón en la escuela, pero... ¿la escuela ha corregido las diferencias sociales? Para mi, esta es la pregunta clave.

El niño (o la niña) de familia adinerada y culta compensará sus déficits escolares con el ambiente de su casa, en donde se lee, se ven documentales científicos, se visitan museos, se viaja y se escuchan distintos idiomas. Pero ¿cómo compensará el déficit instrumental y de conocimientos el niño (o la niña) en cuya familia hay escaso nivel cultural y pocos recursos, se sufre para llegar a final de mes?

Recordarán ustedes que, tras las últimas modificaciones, ya no es necesario aprobar las asignaturas instrumentales para pasar de curso en la secundaria y todo el mundo promociona, y que las pruebas de acceso a la universidad son cada vez más sencillas. 

Que conste que yo no soy nada partidario del aprendizaje memorístico como única metodología, y que apuesto por el valor socializador de la escuela, por su dimensión de crecimiento personal, social y emocional. Pero ¿se puede obviar tanto lo académico? ¿Adónde va una sociedad incapaz de comprender lo que lee? Yo se lo diré: esa sociedad sin comprensión será pasto de las llamas y del populismo, tanto de derechas como de izquierdas. Bastarán dos eslóganes simples para tenernos sumisos y contentos, acríticos y entretenidos.

Comentarios

  1. No puedo más que estar de acuerdo contigo. Y algo tiene que ver lo de la inmersión lingüística, más que seguro.
    La comprensión lectora está por los suelos, no entienden lo que leen y leen poco. Tu lo has explicado al final. Serán conjunto de masa, manipulables y quebradizos de carácter. Frágiles.
    Los entretendrán, no te quepa duda.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! me he acercado desde el blog de MIGUEL y me he llevado una gratísima sorpresa porque como él, comparto al cien % todo lo que te acabo de leer. Es terrible la cortedad de miras que tenemos y cómo el sectarismo y la cerrazón se impone por todas partes, sobre todo en un ámbito tan delicado como la educación, vivo en Galicia así es que no sufro de primera mano lo que comentas, pero como ahí observo cómo este déficit compresivo se da igualmente, a más de lo que comentas por la diversificación tan enorme de contenido en primaria, donde en lugar de fundamentar cuestiones elementales como la lectura, comprensión lectora, la escritura, redacción y un cálculo elemental nos perdemos en textos de 15 temas o más. Otro asunto importante, que enlaza con el tema lingüístico que comentas, en la obsesión por alcanzar " ficticiamente" el bilingüismo castellano- inglés, ni en uno, ni en el otro idioma se asientan los conceptos, porque los propios profesores carecen del nivel necesario de inglés para su explicación... no te digo ya el follón que supondrá para los críos mezclar tres idiomas desde la infancia sin manejar ninguno con soltura .. en fin, todo una absoluta locura. Discúlpame el rollo, es consustancial a mis dedos ; )

    Un placer!

    ResponderEliminar
  3. No comulgo yo con eso de la inmersión lingüistica, al menos como se está llevando a cabo en Cataluña, pero tengo que decir que mi hijo se educó en esa modalidad y ahora habla y escribe perfectamente y sin faltas de ortografía, tanto en castellano como en catalán, y no tiene problemas de comprensión lectora, así que no creo que sea ese el problema. Pero siempre ha habido los típicos alumnos que piensan que lo que se les enseña en la escuela o el instituto no les va a servir de nada en su futuro adulto y los que se quejan de que se les obligue a leer y después redactar o comentar sobre lo leído. Y yo creo que últimamente se hace mucho caso a este tipo de alumnos, incluso hay quien piensa que obligándoles a la lectura lo que se consigue es que lleguen a odiarla, y el resultado es este: no tienen comprensión lectora.

    Aunque probablemente es el uso de Internet (saltando de enlace en enlace y leyendo únicamente los titulares), los smartphones y aplicaciones como Tik-Tok lo que más influye en esta situación.

    ResponderEliminar
  4. puntodidot
    La comprensión lectora es el faro de la educación y la ciudadanía. Capacita a individuos para entender, cuestionar y participar en el mundo, construyendo sociedades más informadas, críticas y justas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo