Ir al contenido principal

EL CASO DE LA COMPRENSIÓN LECTORA EN CATALUÑA



Aunque algunos llevamos tiempo viendo como se acerca el desastre, ha sido necesario que se publiquen los resultados de las pruebas PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study) para que alguien se lleve las manos a la cabeza y salten todas las alarmas. La tormenta ya llegó.

El alumnado catalán ha sacado la peor puntuación en comprensión lectora de España: solo Ceuta y Melilla están por detrás de Cataluña. Llevamos décadas escuchando que la educación catalana es fantástica, ejemplo de virtudes, faro de la educación más progresista, más avanzada. Durante décadas he escuchado como los popes de la educación catalana se otorgan todas las medallas, y como -con orgulloso desdén- nos hablan del atraso educativo del resto de España. Y ahora, de repente, unos números les ponen ante un espejo antipático.

Algunos medios han achacado el desastre al confinamiento por el COVID (como si solo se hubiese confinado al alumnado catalán, o como si unos meses en casa hubiesen desmontado todo lo aprendido). No he leído a nedie que se haya fijado en un detalle: Cataluña, con Ceuta y Melilla, son lugares en los que la lengua de la escuela y la lengua materna no son la misma. Y no digo que eso lo explique todo -ni mucho menos- pero algo hay.

Incluso en los países en donde se practica la "inmersión lingüística" (con una acepción del término ligeramente distinta a la catalana) se tiene en cuenta que el aprendizaje de la lengua -habla, lectura, escritura- debe hacerse en la lengua materna durante los primeros años. Eso no sucede ni en Ceuta, ni en Melilla ni en Cataluña. ¿Casualidad?

E insisto en que el asunto de la lengua materna no es la única explicación. Hay más. En algún lado se nombra el asunto de la "Escola Nova 21", que por si no lo saben es una teoría pedagógica no solo muy de moda en Cataluña, si no que ha inspirado las políticas educativas de la comunidad. Y que se están expandiendo por España. Se pueden informar, pero les hago un resumen rápido del fenómeno Escola Nova 21: respetar los ritmos y los intereses del alumnado; jugar es aprender y por consiguiente el aula es un espacio de juegos; el trabajo escolar sigue la metodología de los "ámbitos", "rincones" y el trabajo por proyectos; el niño escoge cada día lo que quiere hacer; lo primordial son las habilidades y las competencias emocionales, sociales, interpersonales e intrapersonales.

Yo no les negaré que el ideario pedagógico de la "Escola Nova 21" (promocionada por la Fundación Jaume Bofill y La Caixa) pueda tener un efecto de canto de sirena seductora, con su mobiliario y su arquitectura fresca y elegante (con un toque de Ikea) que trasciende los odiosos pupitres, la pizarra y la clase magistral. Pero algo falla estrepitosamente: si el alumnado sale de sexto curso de Primaria e ingresa en la secundaria con enormes déficits en conocimientos elementales e instrumentales deberemos aceptar que se ha divertido un montón en la escuela, pero... ¿la escuela ha corregido las diferencias sociales? Para mi, esta es la pregunta clave.

El niño (o la niña) de familia adinerada y culta compensará sus déficits escolares con el ambiente de su casa, en donde se lee, se ven documentales científicos, se visitan museos, se viaja y se escuchan distintos idiomas. Pero ¿cómo compensará el déficit instrumental y de conocimientos el niño (o la niña) en cuya familia hay escaso nivel cultural y pocos recursos, se sufre para llegar a final de mes?

Recordarán ustedes que, tras las últimas modificaciones, ya no es necesario aprobar las asignaturas instrumentales para pasar de curso en la secundaria y todo el mundo promociona, y que las pruebas de acceso a la universidad son cada vez más sencillas. 

Que conste que yo no soy nada partidario del aprendizaje memorístico como única metodología, y que apuesto por el valor socializador de la escuela, por su dimensión de crecimiento personal, social y emocional. Pero ¿se puede obviar tanto lo académico? ¿Adónde va una sociedad incapaz de comprender lo que lee? Yo se lo diré: esa sociedad sin comprensión será pasto de las llamas y del populismo, tanto de derechas como de izquierdas. Bastarán dos eslóganes simples para tenernos sumisos y contentos, acríticos y entretenidos.

Comentarios

  1. No puedo más que estar de acuerdo contigo. Y algo tiene que ver lo de la inmersión lingüística, más que seguro.
    La comprensión lectora está por los suelos, no entienden lo que leen y leen poco. Tu lo has explicado al final. Serán conjunto de masa, manipulables y quebradizos de carácter. Frágiles.
    Los entretendrán, no te quepa duda.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! me he acercado desde el blog de MIGUEL y me he llevado una gratísima sorpresa porque como él, comparto al cien % todo lo que te acabo de leer. Es terrible la cortedad de miras que tenemos y cómo el sectarismo y la cerrazón se impone por todas partes, sobre todo en un ámbito tan delicado como la educación, vivo en Galicia así es que no sufro de primera mano lo que comentas, pero como ahí observo cómo este déficit compresivo se da igualmente, a más de lo que comentas por la diversificación tan enorme de contenido en primaria, donde en lugar de fundamentar cuestiones elementales como la lectura, comprensión lectora, la escritura, redacción y un cálculo elemental nos perdemos en textos de 15 temas o más. Otro asunto importante, que enlaza con el tema lingüístico que comentas, en la obsesión por alcanzar " ficticiamente" el bilingüismo castellano- inglés, ni en uno, ni en el otro idioma se asientan los conceptos, porque los propios profesores carecen del nivel necesario de inglés para su explicación... no te digo ya el follón que supondrá para los críos mezclar tres idiomas desde la infancia sin manejar ninguno con soltura .. en fin, todo una absoluta locura. Discúlpame el rollo, es consustancial a mis dedos ; )

    Un placer!

    ResponderEliminar
  3. No comulgo yo con eso de la inmersión lingüistica, al menos como se está llevando a cabo en Cataluña, pero tengo que decir que mi hijo se educó en esa modalidad y ahora habla y escribe perfectamente y sin faltas de ortografía, tanto en castellano como en catalán, y no tiene problemas de comprensión lectora, así que no creo que sea ese el problema. Pero siempre ha habido los típicos alumnos que piensan que lo que se les enseña en la escuela o el instituto no les va a servir de nada en su futuro adulto y los que se quejan de que se les obligue a leer y después redactar o comentar sobre lo leído. Y yo creo que últimamente se hace mucho caso a este tipo de alumnos, incluso hay quien piensa que obligándoles a la lectura lo que se consigue es que lleguen a odiarla, y el resultado es este: no tienen comprensión lectora.

    Aunque probablemente es el uso de Internet (saltando de enlace en enlace y leyendo únicamente los titulares), los smartphones y aplicaciones como Tik-Tok lo que más influye en esta situación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La carne roja de Ternera

A veces España se conjura para permanecer en el pasado. Para permanecer a finales del XIX o a principios del siglo XX, cuando se fraguaba la guerra civil, esa guerra tan larga y tan desastrosa. Hay algo enquistado en esa pobre España que se revuelve en la sangre y goza en ella. Parece que España solo cree en la sangre: por eso los toros, por eso la guerra. Parece que España solo existe cuando está enfrentada consigo misma, cuando es tierra de odio.  Ahora le ha tocado a Jordi Évole, periodista que empezó haciendo gracias en la Tv y se pasó al lado serio. A la reflexión. Évole produjo uno de los mejores documentales que he visto sobre el "procés" catalán, y lo hizo en "Salvados". El reportaje sobre el procés no le gustó a nadie, y eso indica que es bueno. Consiguió, entonces, momentos memorables como el momento de Urkullu o la discusión entre Artur Mas y Zapatero . Ahora todo el mundo, incluso yo, habla de un nuevo documental que no hemos visto: "No me llame Ter

LENGUA DE TRAPO

En el aula hay 22 personas. El alumnado procede de 6 nacionalidades distintas, ninguna de las cuales es la española. Niñas y niños de Marruecos, Ecuador, Paquistán, Senegal, Paraguay y Colombia. Nacionalidades distantes entre sí. Su único común denominador es la pobreza, ese factor universal que nos recuerda la condición del 80% de la población mundial. Eso es lo único homogéneo, el idioma común. La lengua materna es el árabe dariya y el amazigh (de bellísima escritura), el guaraní, el español latinoamericano, el urdu y el wolof. Muchas madres comprenden el español con dificultad, y alguna puede comprender un poco el catalán.  Los niños y las niñas se expresan en catalán -con algunas dificultades- en el aula, pero en cuanto ponen un pie fuera de ella usan esa lengua franca, el español. Eso es la realidad. La realidad es eso tan tozudo y que presenta un problema fundamental: que es real. A veces hay una maestra (voluntariosa o temerosa de perder el trabajo) que le suelta a una niña: -Al

Cuando el dedo señala a Boladeras, Ballart mira el dedo

El señor Ballart construyó un equipo de gobierno municipal con los criterios del populismo estricto y con las ideas del personalismo egoísta. Hay una cierta venganza de Hamlet provinciano en su regreso. Usó la teoría de los microgrupos en su campaña. Pura demagogia tecnológica. Para ello invitó a una actriz decadente, cuyos mayores papeles siempre fueron dulcemente secundarios. También invitó a una directora de escuela cuyos méritos siempre quedarán por demostrar. Que la actriz esté fuera de los focos importa poco. Que la directora de la escuelita recibiese una Creu de Sant Jordi de manos de Quim Torra (sin dudad alguna, el peor presidente de la Generalitat), también parece que le importase muy poco. O del revés: para uno que se cree algo, lo mejor es rodearse de dudosos. Los adláteres dudosos engrandecen al actor principal, lo encumbran y lo sostienen. Aún recuerdo cuando aquella directora de escuelita reunió a los alumnos y a los maestros en el patio de la escuela y les exhibió su Cr