Ir al contenido principal

SOLO EL MÉDICO HERIDO


Solo el médico herido puede curar, dijo un gurú de la cosa metafísica. Es lo mismo que afirmar: solo el juez imputado puede juzgar. Algo no funciona en esa afirmación. Solo el diputado investigado puede investigar, diría Feijóo. Feijóo es muy burro y lo sabe todo el mundo, incluso los suyos.

Las pseudociencias se parecen mucho a las religiones, y las religiones se parecen mucho a los nacionalismos. El nacionalismo de los gallegos es parecido al de los catalanes con cien años de distancia y cien años de burrez. Los nacionalismos se parecen todos.

El nacionalismo afirma que la nación es la solución a los problemas. Por eso es idiota el pobre Feijóo.

Sin embargo, Stevenson anticipó en "La isla del tesoro" que la piratería y el capitalismo coincidieron y son lo mismo: la codicia infinita del pirata Flint es la codicia de Goldman Sachs, el banquero judío, el contador de monedas. Contar monedas es de pobres, irse de vacaciones es de pobres, comprarse un BMW es de pobres. Contar monedas no era una ocupación de pobres en el siglo XVII.

Algo salió muy mal en la historia de la humanidad. Algo relacionado con el contaje de las monedas. Perdimos el rastro de lo útil y de lo inútil. Un editor catalán me regañó y me dijo: escribir en catalán es un 30% de escritura y un 70% de promoción. Y entonces supe que había muerto la literatura catalana, que no había ya ninguna esperanza para la literatura en catalán. La literatura en catalán murió y lo que ven es un zombi. El nacionalismo se cargó lo poco que quedaba de la literatura escrita en lengua catalana.

Solo el escritor herido puede escribir. Pero en Cataluña los únicos escritores heridos son los que se mantuvieron en el castellano. Y esos son los únicos que escribirán. La Cataluña literaria del futuro la escribirán los escritores botiflers. 

Como siempre. En Cataluña solo existe literatura contra el nacionalismo. A ver si se enteran de lo que importa el burro de Jaume Cabré, el insufrible, y el burro de su sobrinito, el burro más burro más burro que su tío, el super burro de Jordi Cabré.


Comentarios

  1. Apreciado Lluis:
    Eso de "cosa metafísica" es mucho decir. La cosa metafísica no se debería de clasificar de esa manera, no es cosa, es algo más.
    La frase : "Solo el médico herido puede curar" no es verdadera, es simplemente una verdad, pero la verdad se ve desde el punto de vista de quien mira.
    Hay que tener en cuenta que sólo es una derivación del conocimiento metafísico, pues en realidad lo que nos dice es que sólo quien ha resultado interiormente herido puede perdonar. Se refería, Hannah Arendt, en antítesis de los Empiristas Lógicos, a aquellos que pasaron por los campos de concentración nazis en la II Mundial, y comentaba en sus crónicas a EEUU como corresponsal en el Juicio de Nuremberg, que sólo puede perdonar a los nazis quien ha estado viendo las muertes de sus hermanos en en aquellos lugares.
    Esa es la referencia.

    Por lo demás poco a decir, la Cataluña literaria de hoy día se hace para repartirse los premios entre ellos, sobre todo si uno tiene el cargo de Conseller de Cultura, que ya se sabe, es un cargo de mucha responsabilidad y sirve, como le ha servido a la Borrás, para repartirse además, dividendos.
    Salut

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo