Ir al contenido principal

¿Huelga de hambre o dieta?

Resultat d'imatges de hambre

Algunos medios cuentan que hay dos (y luego cuatro) presos convergentes haciendo una huelga de hambre. Ni el número de los hambrientos ni el estilo de la huelga quedan bien definidos. Según los medios afines al régimen catalán, se trata de una huelga de hambre en toda regla, como la que practicó el preso del IRA Bobby Sands hace algunos años, una huelga de hambre radical que le llevó a la muerte. Poca broma con la huelga de hambre (inútil, por cierto) de Bobby Sands.

A mi se me ocurre que, cuando uno opta por dejar de comer, debería nombrarse a esa acción "huelga de comer", mejor que huelga de hambre. Pero vamos a dejarnos de precisiones terminológicas: el hambre es algo muy serio. Conozco a varios que pasan hambre sin aparecer en los medios. Pasan hambre por necesidad, por imperativo: la comida cuesta dinero. Cuando no hay dinero hay hambre. Es así de sencillo. Conozco a muchos que pasan hambre, y todos son catalanes. Gentes que pasan hambre de veras. Personas que piden, que revuelven en los contenedores, que se presentan a la hora del cierre en los restaurantes, en los supermercados. A ver qué cae. A ver si cae algo que llevarse a la boca, algo que llevarles a los niños que están en casa. Esos que pasan hambre de veras no aparecen en la Tv3. Aunque esos pasan hambre gracias a las políticas de algunos de los presos que ahora juegan a la dieta mediática en el presidio de Lledoners. De hambres hay varias: la de los que pasan hambre de veras y la de los que juegan a que pasan hambre para salir en la Tv3 y hacerse el mártir. Todo por la patria. Incluso el ridículo está admitido. La patria bien vale un ridículo. La patria es de pago. O de cobro.

La huelga de hambre de los políticos presos parece que también contiene cierto grado de truco semántico: los políticos no ingieren alimentos sólidos, dicen. Lo cual no les impide ingerir bullabesas, cremas de marisco, purés a la trufa y demás exquisiteces. Chi lo sà? Los políticos presos (solo los de Convergència) empezaron la huelga de alimentos sólidos dos días después de la huelga de la sanidad pública. No quieren que se hable de recortes sanitarios en Cataluña. Quieren que se hable de ellos.

Tuvieron mala suerte, los cuatro dietistas convergentes. Dos días más tarde de su huelga de sólidos (con líquidos a la trufa) apareció Vox en los noticiarios y su huelga de papillas selectas cayó en el olvido. A eso se le llama mala suerte. Deberán pensar en otra estrategia para reaparecer en los noticiarios, que van muy rellenos de noticias y lo suyo no convence.

Es muy raro que el sujeto que vive como un virrey español en Waterloo no se haya solidarizado con los huelguistas del hambre catalanes. Eso me sorprende. Ayer, unos chavales furiosos (pero rollizos, saludables y satisfechos) quemaron contenedores en mi ciudad, como forma de protesta contra un partido que antepone la patria y su bandera a cualquier otra forma de cuestión. Protestaban contra la aparición de su hermano gemelo. Ya les vale. Eso no vale. Vamos a ver, chiquillos de la Cup: ¿porqué no os solidarizáis con vuestros padrinos convergentes, los que están en dieta?

La cosa catalana está muy compleja. Yo no le veo una solución buena. a quedar y aceptaré la sugerencia de Salvador Espriu, el poeta que, sin ser un gran poeta, dijo cosas tan sensatas como esta:

Però no he de seguir mai el meu somni
i em quedaré aquí fins a la mort.
Car sóc també molt covard i salvatge
i estimo a més amb un
desesperat dolor
aquesta meva pobra,
bruta, trista, dissortada pàtria.
Espriu era un poeta mediocre, un mal poeta, un escritor prescindible que escribió algunos cuentos medio buenos y sin duda ningún poema reseñable. Salvador Espriu no comprendió casi nada, fue un ecsritor limitado, un posible Asperger: sus personajes no muestran emociones. La literatura catalana es eso, un casi nada.

Mi patria es España. La España rica y variada y compleja de Cervantes, la del Lazarillo, la de Murillo, la de Velázquez, la de Cercas, la de Martínez de Pisón, la de Javier Marías, la de Juan Marsé, la de Picasso, la de Juan Gris, la de García Lorca, de Berlanga, de Buñuel, de Cirlot, de Machado, de Larra, de Mendoza, Jesús Franco, Alberti, García Oliver, Chirbes, Antonio Soler, la del Colectivo Ronda, la de Jardiel Poncela, de Alfonso Sastre. Mi patria no puede ser el terruño catalán con sus vampiros. Mi patria es ancha y generosa.

Muchos pasaron hambre y penas en mi patria, antaño. Muchos pasan hambre y penas en mi patria, hoy. No está bien reirse de ellos con esa dieta de los políticos presos en Lledoners. Confiemos en la justicia poética, que a todos alcanza.


Comentarios

  1. Magnífico, como viene siendo habitual. La voz más sensata que cabe escuchar en este tiempo de ruido, furia y fanatismo.

    ResponderEliminar
  2. De verdad que es una buena entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En la corte del Rey Ballart

El alcalde protagoniza el cartel del Carnaval 2021 en su población, que es el lugar en donde vivo. Una sonrisa inesperada me asalta tras la mascarilla. Luego me doy cuenta de que este cartel no es el cartel oficial del ayuntamiento: es obra de una entidad o algo así. A partir de aquí, sin embargo, resulta muy complejo analizar el hecho. En primer lugar: desconozco si el alcalde Ballart ha promovido, alentado, tolerado o soportado el cartel. ¡Vaya usted a saber! Incluso podría denunciarlo, en función de lo que más le convenga. Sabiendo como sabemos su predilección por presentarse como víctima oprimida por colectivos opresores, todo es posible. Sabiendo de su talante narcisista, y de sus maneras populistas, casi todas las opciones son plausibles. Un hombre tan entregado a su propia causa, la de su ego, debe ser de los que dice: que se hable de mi, aunque sea bien. Esa es una seña de identidad presente en todos los políticos populistas, y Ballart se esfuerza en su promoción personal de t

Un alcalde del pueblo

Suelo hablar muy poco de mi pueblo. Quizás no me siento arraigado en él, quizás me siento de paso. Como en todas partes, como en la vida. Pero a veces, aunque uno no lo quiera, se encuentra con su pueblo. A veces se da de bruces con él. Esta vez me di de bruces con el mismísimo alcalde de mi pueblo. El alcalde de mi pueblo es un hombre relativamente joven, melifluo, ambivalente. Hay algo en su sonrisa que parece impostado. Es hábil en las distancias cortas, me cuentan. Y me lo creo. Su sonrisa tiene algo de seductor experimentado, pero también de actor de culebrón venezolano. Tiene algo de falso. De tramposo, de impostado. De farsante. Cuando le preguntaron, durante la campaña electoral, si era independentista, respondió que él era "terrasista" (hablamos del pueblo de Terrassa, ya lo ven, pues). Su respuesta parece ingeniosa pero solo es un subterfugio escaso: ¿significa que está por la independencia de Terrassa?. Bueno, significa lo que ustedes han pensado: que el alcalde no

La república de los contenedores quemados

Uno se vuelve conservador con el paso de los años. ¿Un fenómeno debido a la edad? Eso no significa que uno se haga de derechas, pero es bien cierto que uno le coge aprecio a mantener ciertas formas, y le da una importancia renovada al respeto, al cuidado, al mantenimiento de lo que nos parece bueno, bello, útil o interesante. Al respeto, por lo menos, hacia lo que es de todos. Decía Josep Pla que el payés es conservador porque sabe cuán destructiva puede ser la naturaleza. Uno tarda media vida en levantar un campo de frutales, y sabe que una tormenta de verano se la puede arruinar en pocos minutos. El obrero no es menos conservador que el señorito que nació en una rica hacienda: el obrero sabe el esfuerzo que hay detrás de su coche, de sus pertenencias por escasas que sean, de la educación de sus hijos, de esos cuatro libros. El obrero también sabe que el ambulatorio o la escuela pública del barrio no son gratis ni cayeron del cielo: el obrero sabe que eso, como los contenedores de l