Ir al contenido principal

VOX EN TERRASSA

Se presentó la señora Alicia Tomás, concejal de Vox, en la puerta del colegio, acompañada de por lo menos un hombre, cámara en mano. Son las nueve de la mañana y las familias llevan a sus hijos. La señora concejal empieza su discurso, y la grabación recoge a esas familias y a sus retoños detrás de ella. Las palabras de la concejal aluden directamente a esa gente que, en su opinión, se llevan todas las ayudas públicas. Se refiere a los pobres de religión musulmana. Ella y su partido se presentan como la última muralla ante lo que no nombra, y que es la teoría de la gran sustitución.

Los penúltimos no quieren a los últimos, dijo Henry-Lévi. Desconozco el dato, pero es posible que Alicia descienda de emigrantes. Lo vimos durante el procés independentista, fenómeno supremacista del cual Vox parece un epígono, una prolongación que usa los mismos métodos, los mismos miedos, las mismas estrategias de confrontación para crear un escenario de pobres contra pobres, para dirigir el malestar hacia donde conviene.

El video de Vox Terrassa es muy breve pero está magnícamente editado para crear un relato de agresión. Uno de los padres del colegio, que lleva a su hija de la mano, increpa a la concejal para decirle que no puede gravar a menores, pero la edición del video lo presenta como un agresor masculino contra una mujer. Es ella misma quien grita "respete a una mujer". Cuando conviene, Vox es feminista. El populismo no conoce fronteras morales. Vox es el partido que, en Valencia se ausenta de los actos feministas del 8M y se pone a cantar Viva España. ¿A qué España rancia y casposa le cantan?

Miro los comentarios del video, que son lo que realmente me preocupa: esa gente sabe mucho sobre agitación social. Los comentarios son abrumadores, testosterónicos, agresivos. Presentan a una sociedad harta y en el límite, que aplaude con ganas el fin de la tolerancia y la rotura de la convivencia. Es una llamada a la tensión. Desean la guerra, esa guerra entre pobres de barrio pobre que los señoritos contemplarán des de las atalayas de sus chalés y sus haciendas.

Los maestros y las maestras de la escuela dedican muchas horas de su labor a construir convivencia, esperanza y cohesión, diálogo. Este laborioso ejercicio se puede arruinar con un minuto escaso de vídeo y además sale gratis. Y da frutos, unos frutos rechonchos y jugosos que podrían ser votos, aunque Vox no solo quiere votos. Quiere malestar, río revuelto. Cuanto peor, mejor. El patriotismo de Vox quiere una patria violenta, la construcción de una identidad nacionalista edificada sobre el "que se jodan los más pobres" porque yo estaba antes aquí y esto es mío. 

Puede que el mundo avance, cegado, hacia un paisaje de violencia, la victoria del fuerte. Mientras eso no suceda, la señora Tomás debe saber que en las aulas seguiremos trabajando cada día, cada hora, cada instante para crear diálogo y democracia: igualdad, libertad, fraternidad. 


Comentarios

  1. Son mala gente, Lluís, mala gente.
    Ellos, lo has dicho tú, y muy bien dicho, no quieren votos, quieren malestar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Són gentussa, però saben el que es fan, el que els fa encara pitjors.

    Salut.

    ResponderEliminar
  3. Ahora mismo ,
    el único que
    crea malestar,
    es Sánchez ,
    cometiendo
    los desmánes
    que comete,
    es que el
    atentado en
    Las ramblas
    está olvidado?

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. https://www.eldiario.es/cultura/experimento-cueva-ladrones-enfada-politica_129_10910557.html

    Adjunto enlace de algo que me ha parecido interesante. La racionalidad por encima de la falta de argumentos, de la visceralidad y de la descalificación gratuita que usan algunos.

    ResponderEliminar
  6. ?Hay alguien en Cataluña,que no sea de origen de migración?.Esta señora,lo que la mueve es la discriminación racial,por la religión, no se da cuenta que rezan al único y verdadero Dios,que incluso las dos religiones la cristiana y musulmana tienen cosas en común, como los profetas,es una inculta y peligrosa,porque mueve al odio.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DEAR MISTER VANCE

El candidat a vicepresident dels EUA al costat del senyor Trump és un home molt jove, o com a mínim molt jove per a la política nordamericana, ja m'entenen. D.J. Vance s'assembla a un home jove de qualsevol lloc del món occidental, un que podria seure al teu costat al transport públic, o a la taula del costat de la terrassa d'un bar del barri. S'explica d'ell que no va tenir una infantesa de nen ric, que ha viscut circumstàncies complexes, que s'ha guanyat el que té amb l'esforç. La cultura de l'esforç té molta predicació en el món educatiu actual, molt dominat per propostes juganeres. S'aprèn jugant? Segurament que el joc té un paper important en l'aprenentatge, un element que ens iguala a la resta dels mamífers. Però també deu fer falta entendre que alguna cosa ens diferencia de la resta dels animalons peluts. S'aprèn jugant: però no és el mateix jugar a l'escola i arribar a una casa d'un barri elegant on el pare és advocat i la mar

L'HEROI, EL TRAIDOR I EL PERIODISTA

Sobre la qüestió d'herois i traidors potser no s'ha escrit res millor que el conte d'en J.L. Borges que du aquests noms al títol. Algú pot participar d'ambues categories, ja sigui simultàniament o de forma consecutiva. Tot depèn de com es cantin les seves gestes, és allò que ara en diuen "el relat". En el cas de l'ex-presidemt Puigdemont, president d'una regió espanyola, l'home va transcórrer d'heroi a traidor en vuit segons de diferència. Això va passar el dia 10 d'octubre de 2017. Els qui encara el consideren heroi el continuen votant. Els qui el veuen traidor -cada cop més- han deixat de votar-lo. Acabem de saber que el mateix dia li havia encarregat a un subordinat fidel la tasca de buscar-li acolliment a la República de San Marino , aquell país diminut i muntanyós encabit al centre d'Itàlia. El petit president tenia preparada la fuga, tot i que es va saber guardar bé el secret. Als seus ministres els digué: demà aneu als vostres de

QUAN ÉS PROU CATALANA LA SANG?

  Sento el brogit al carrer. I els petards, clàxons, crits de joia. La final d'una competició europea que ha guanyat Espanya em troba mentre llegeixo la crònica d'un assassinat terrible, i em fa l'efecte d'estar vivint en un món estrany i obscur, incomprensible. La tragèdia m'arriba acompanyada d'un esclat d'alegria que circula pels carrers de nit.  L'home, després de matar la seva dona, es refugia en un pis del barri. Finalment, la policia el troba i el deté. Llavors, els veïns surten al carrer i calen foc al domicili on s'havia amagat. Recordo aquest barri, de casetes menudes i els carrers estrets, deixats, abonyegats. Pels pendents costeruts ronden de nit els gats entre les deixalles. Una vegada vaig veure una cabra que corria davant d'un home que em feia senyals perquè li atrapés l'animal. Sovint apareixia un cotxe cremat, aquell esquelet de sutge, el perfum pudent dels plàstics. L'incendi forma part de la vida quotidiana, les nits s&