Ir al contenido principal

EL DIABLO ES PELUDO Y ARGENTINO

A los apocalípticos y a los catastrofistas cualquier noticia les corrobora su tesis: el mundo se acaba y está cayendo en manos de los demonios. Lo dijo Shakespeare en La Tempestad: el infierno está vacío y todos los demonios están aquí. Si ustedes conocen la obra del genio inglés, sabrán como termina. Solo les anticipo que el final es pacífico, de perdón e indulgencia. Dicen que William era católico.

El último demonio detectado es un tal Milei, que se parece más a un pobre diablo trastornado que a un demonio tremebundo. Ya lo iremos viendo, pero esa clase de anarcocapitalistas suelen rebajar mucho sus furias cuando llegan al corazón del sistema y el sistema les engulle. Fíjense en el desdichado Puigdemont, tipo también de pelambrera irredenta, que termina por pactar contra lo que más odiaba, lo que más pretendía destruir.

Resulta fácil (y gratuito) juzgar como votan los argentinos sin ser argentino y viéndolo des de la barrera europea, y más barato aún pronosticar la debacle. Este tipo de fantoches, nacidos en los platós de televisión y con una innegable habilidad para el espectáculo, suelen tener una efervescencia rápida que precede a una caída vertical. En España tuvimos a nuestro político de plató televisivo, también provisto de cabellera singular. Díganme donde está, a día de hoy, don Pablo Iglesias y su verbo tremebundo, dispuesto a provocar temblores profundos.

En el zoológico independentista hubo otra melenilla reseñable: Jordi Cuixart, que hablaba como un profeta terrible, lleno de visiones ígneas y con la mirada medio torva medio iracunda, y profetizaba grandes terremotos, y usaba un verbo místico, romántico, anticuado. Hombre de profundas convicciones religiosas, como la mayoría de los líderes del "procés", Cuixart está en Suiza concentrado en sus negocios y callado y como ausente. El pobre chico es catalán, y la pela tira mucho. Incluso Anna Gabriel, de quien sus peinados también generaron titulares se encuentra a día de hoy en el mismo país helvético y se ha cambiado de peluquero y vive cómoda, acomodada en el país de los ricos sin rechistar ni citar a Trotsky.

Los diablos vienen y van, entran y salen del infierno y el mundo gira, con la indiferencia habitual ante cualquier fenómeno humano. Milei hará lo mismo que Pablo Iglesias. No es malo que esos individuos iluminados lleguen al poder: la realidad les delatará como esperpentos encumbrados en un canal televisivo y luego devorados por su mismo ego.

Son Saturno y son sus hijos a la vez, son breves y de combustión rápida.

Comentarios

  1. Quizá, y compartiendo la idea general de tu pensamiento, me atrevería a poner otra frase que cuadra a la perfección con lo que nos comentas.
    Mefistófeles, le comenta a Fausto en un alarde de sinceridad, su cometido en la Tierra:
    "Donde está el ser humano, allí está el infierno, y donde está el infierno, allí tenemos que estar siempre".
    Nos dices, LLUIS, que "Los diablos vienen y van, entran y salen del infierno...", ellos si, tienen poder y patria potestad para hacerlo, pero no nosotros, seres humanos que hemos nacido aquí y moriremos aquí, pensando que nuestro terruño es mejor que el que hay cinco leguas aguas arriba.
    Un abrazo
    Bon día i salut ¡

    ResponderEliminar
  2. Milei, tiene la solución para Argentina(no sé si lo conseguirá),consiste en dolarizar la economía del pais , para realizar las compras y ventas al exterior en dólares e ir dejando su inútil moneda(puro papel),para que circule libremente el dólar. Para ello necesita iniciar con un fondo de dólares, algo que no tiene, así que tendrá que vender las empresas estatales ,sobre todo las relacionadas con el petróleo ,gas...Cuando tenga esos dólares, comprará al exterior (lo mínimo posible) pagando en esa moneda y exigirá que sus ventas al exterior también se hagan en dólares. De esa manera empezarán a circular los dólares por el pais.
    Todo el asunto es complicado y necesitará el apoyo de los sindicatos y el sacrificio de los trabajadores, a su plan económico. Difícil lo tiene .Puede ocurrir lo que tú dices y será un demonio, pero puede ser lo contrario y será un dios.
    A España se le exigió para entrar al Mercado Común, un plan de estabilización , sacrificios y lo consiguió ,los argentinos deberían aprender la lección.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por razones laborales, Carlos, vi una anterior dolarización del peso argentino, algo similar a lo de ahora, y ya vendieron casi todo, no sé qué es lo que les queda por vender. De aquellas les vino un corralito, o sea, la disponibilidad de sacar una cantidad determinada de dinero diario, eso, si el banco tuviere fondos.
      Al pueblo argentino no se le puede pedir más, no tiene fuerzas.
      Te diré otra cosilla, de vez en cuando envío 125 euros a la provincia de Misiones, a un sacerdote que lleva allí Caritas, con el que tengo una más que excelente relación. Cuando va a buscar el dinero al banco, no le dan euros, ni dólares, le dan el cambio del día en pesos argentinos, y aunque le den una millonada, al otro día valen menos por la inflación, y no tiene más remedio que gastarlos todos en el día porque mañana comprará la mitad de carne y de pan. Así tampoco hay posibilidad de ahorro, que es lo que me cuenta. Ahhh, allí la pobreza severa está al 55/60% en la población.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Por eso digo que es difícil, Miquel,pero lo que hay ahora tampoco es bueno,porque las transacciones al exterior lo hacen con la intervención China,como intermediario,en su moneda en yuanes.Lo que obliga a Argentina en realizar sus compras y ventas en los países que les admite esta moneda .
      Lo tiene difícil el nuevo presidente .
      Saludos

      Eliminar
    3. No sabía lo de los yuanes. Gracias

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TURULL, LA DOBLE MORAL CARDÍACA

El señor Jordi Turull ha tenido un susto por la cosa de la salud. Cuando sintió la opresión asfixiante en el pecho, corrió raudo hacia el hospital. Como hubiera hecho yo. Y, para mi sorpresa, corrió hacia un hospital público, también como lo haría yo. El firme defensor de la privatización, el negocio, el político business friendly prefirió lo público cuando se trataba de su vida. A mi no me queda otra opción que recurrir a la sanidad pública, puesto que no dispongo de alternativa. Pero él sí podía y, sin embargo, decidió que le arropara el estado. Ese estado que considera perverso. Y represor, para más señas. Siempre me maravilla como nos metamorfoseamos ante la Parca, cuando le vemos las fauces al lobo. No acudió a ninguna bella clínica de la parte alta, ninguno de esos chalecitos con jardines llenos de médicos sacados de un spot televisivo, canosos y de brillante currículum que incluye hospitales privadísimos de Estados Unidos. Nada de eso: se puso en manos de lo común, en un enorme

EL HORROR, DICE, EL HORROR

"El horror, el horror". Esta es la frase final de "El corazón de las tinieblas", una de las mejores novelas de todos los tiempos y publicada en el último año del siglo XIX, y luego versionada mil veces y adaptada para el cine otras tantas. En esta novela breve, Joseph Conrad no solo da una lección magistral de narrativa: también cuestiona la cultura, la civilización y la moral (la doble moral) de occidente. Ese corazón de las tinieblas, al final del relato, parece ser la Europa colonizadora y esclavista más que la profundidad selvática del Congo. En esto he pensado hoy, viendo fotos al azar de gente que se presenta en las redes sociales: personas con fondos de ciudades que parecen todas la misma, como si el planeta estuviera cubierto por una capa urbanizada idéntica en todas partes, con esos bloques que podrían ser nichos de un cementerio global, uniforme como el dibujo de una colonia de bacterias en una placa de Petri. Hay algo enfermizo en esa pulsión urbanizadora

RESURRECCIÓN, DICE FÉLIX

Una mañana, Félix se presentó en clase con un tarro de cristal que contenía una víbora enroscada en una espiral casi perfecta, con los ojitos abiertos y vidriosos, cubiertos por una pátina blancuzca y fea. «Está muerta», le dije en un susurro. Él asintió con un movimiento leve de su cabeza morena, de pelo hirsuto al rape y ese tupé de Tintín. «Hay animales que no soportan la cautividad, solo viven si son libres». Él asintió de nuevo, contempló a la pequeña serpiente unos segundos y luego levantó los ojos chisporroteantes y me dijo: «A lo mejor resucita. En Sorpe resucitó una mujer». Félix es uno de los niños más difíciles que he conocido. Desde el instante en que le conocí me percaté de que era un niño especial. Su conducta provocadora y gamberra escondía un espíritu salvaje, de una pureza desconocida. Un niño de esos que te obliga a preguntarte si esa institución que llamamos escuela está bien pensada y si es de veras algo que conviene a los niños. Estoy seguro de que es gracias a lo