Ir al contenido principal

LAS NACIONES QUE MATAN



Algunas naciones ficticias se han construido sobre mitos medievales, como es el caso de Cataluña. Pero si hay en la Tierra una nación elaborada sobre las fantasías más delirantes, esa es sin duda la de Israel. Para explicar esa nación hay que recurrir al libro de ficción más vendido de la historia, que no es El Código da Vinci si no esa Biblia de múltiple autoría, llena de lagunas, interpretaciones, elaboraciones y relecturas, compendio de relatos del mundo antiguo, mitos y leyendas. Tan apasionante como delirante, la Bíblia es tan creíble como el Libro de Gilgamesh (y con varias coincidencias con éste y otros relatos de la antigüedad). La Biblia cuenta las andanzas del pueblo judío en clave simbólica, mítica y sin ninguna base histórica. Incluso el protagonista del Nuevo Testamento, más místico pero menos sádico, divertido y morboso que el Antiguo, sigue siendo un personaje ahistórico, factor que no le impidió a Saulo de Tarso construir una religión sobre esa figura. Pero este ya es otro asunto.

Tras una serie de desgracias, tragedias y literatura, el pueblo judío decidió otorgarse un territorio a sí mismo. Buscando en antiguas escrituras fantasiosas, decidieron que su patria le correspondía por un derecho divino. Por si eso fuera poco, resulta que en los terrenos elegidos vivían personas y había que echarlas. Las personas que vivían en los territorios elegidos eran pobres. Eso es fundamental para comprender la historia. Eran pobres y alguien se encargó de contar que no eran solo pobres: que eran brutos, primitivos, cabrerizos, medio sucios, precivilizados. Y por ende, de religión musulmana. La religión de Saladino, el que humilló a los cristianos en Jerusalén.

El pueblo judío no eligió Illinois ni Francia ni Luxemburgo para instalarse. No eligió Holanda, no eligió Italia. Ni tan siquiera la provincia de Toledo, en donde todavía hay sinagogas. Como en Gerona, por cierto. Eligieron un territorio poblado por campesinos y pastores pobres, a los que pensaron que les sería fácil expulsar. El Israel primitivo se parece a una utopía muy progresista y muy bella, con esos kibbutz, esas comunas de inspiración autogestionaria, un poco hippies. Y levantaron sus primeras colonias en la tierra palestina entre jolgorio y utopía. Era tan bello que incluso Paul Newman, el guapo de Ohio, se prestó para rodar "Exodus", la cinta americana que presentaba el nuevo estado como la obra de unos héroes medio griegos, medio morenos, todos maravillosos. Y encima colgaron a Eichmann y le incineraron en un horno doméstico y pequeñito, no vaya a ser que les comparen.

El nuevo estado se construyó con ideas utópicas y, sobre todo, con muchos militares. Con muchos tanques, muchos cazabombarderos, muchas metralletas, bombas, minas explosivas, misiles. Incluso el IRA y ETA le compraron armas a Israel. A día de hoy, la industria armamentística israelí es quizás la más avanzada del planeta: el pueblo elegido por el dios de la guerra. El dios que partía mares por la mitad y convertía en polvo Sodoma y Gomorra tras un cabreo. La industria armamentística israelí vende armas a todo el mundo que las pueda pagar. Yahvé siempre tuvo predilección por el poder y la riqueza. En todo el planeta, centenares de miles de muertos pueden certificar que están muertos gracias a la tecnología militar de Israel.

Una galaxia de muertos de los últimos 50 años avalan la eficacia de Israel en su competencia por matar a gran escala. Y entre los aplausos de la gente de orden, cristiana y de bien.

 

Comentarios

  1. No puedo opinar lo contrario. Un Estado generado hace décadas por los intereses de las potencias occidentales y supongo que los lobbys internacionales sionistas. Por supuesto que habría muchas cosas que matizar pero hay que ver la premura con que los USA han acudido a la situación generada en Israel diciendo que apoyarán con todo tipo de armas y recursos al Estado de Israel.

    ResponderEliminar
  2. Cojonudo. Muy bien dicho y con datos que desconocía.

    ResponderEliminar
  3. Nunca me ha gustado generalizar. "El estado" no son todos, como "no lo es toda" esa Cataluña que dicen quiere la independencia.
    En el estado de Israel hay muchos que desean la paz, muchos más de los que nos imaginamos, pero los halcones siempre van por delante de las palomas.
    Además, Lluís, hemos de contar con muchas cosas detrás, una de las principales que esta es una ramificación de la guerra de Putin (obliga a los socios del estado de Sión a más ayuda por parte de EEUU y distrae de las acciones de aquel), y que Hezbolá y Hamás son simples soldados a las órdenes de Irán.
    En la cuestión geográfica y en los hechos que nombras, estoy en acuerdo total. Palestina no era más que la Cananea al 1700 A.C., estos, los cananeos, siempre habían vivido y pastoreado allí, y desde que David (primera monarquía unificatoria de las tribus errantes) toma el mando, lo único que desea son las tierras en donde sus primos de lengua semítica siempre habían estado aposentados.(*)
    (*) Muy, pero muy a grandes rasgos. Hay mil matices y otros tantas acotaciones (Siónismo, israelita, judío, hebreo...todo parece igual, y no lo es).
    Salut y buen miércoles

    ResponderEliminar
  4. El Estado es el Estado. Yo no vivo en un estado, vivo en un país, en una sociedad, que tiene un Estado y muy plural. Igual les pasa a los israelíes. Confundir Estado y Sociedad es una manía si no lacra que el nacionalismo y el izquierdismo a la cola del anterior vienen haciendo desde hace tiempo. No creo que el oibjetivo de Lluis sea profundizar en el tema sino hacer constar una de las grandes paradojas de la historia, donde se mezcla religión (y qué religión tan tajante, bueno, como todas las del célebre Libro), política, intereses económicos y potencia militar. Y todo como resultado y consentimiento de la correlación de fuerzas y geopolíticas derivadas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

    ResponderEliminar
  5. Antes fue de administración inglesa, heredado del imperio Otomano y así sucesivamente hasta los romanos, que echaron a todos los judíos.
    En el territorio , los había musulmanes, cristianos, judíos(sefardíes y azkenazis,que no se tragaban entre ellos).Los ingleses hartos, hicieron lo posible porque entre todos se llevaran como hermanos y formaran un gobierno, no lo lograron. La guerra entre ellos eran continuas, así que ahí os quedáis y se fueron (parecido al Sahara español).El Sionismo internacional, fue más listo y consiguió un mandato de la ONU para constituir un estado:Israel
    Despues, las migraciones de rusos, sudamericanos...Han hecho un pais rico, militarmente fuerte y con bombas nucleares .No está mal para tampoco tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PUIGDEMONG PEZIDÉN

Que el "procés" ha muerto es una evidencia y no es opinable. Quienes nos enfrentamos al secesionismo durante los años lúgubres sabíamos que todo terminaría en las urnas, cuando la ciudadanía dejara de darles la mayoría absoluta a los partidos del nacionalismo identitario. Solo podía ser de ésta manera, con su derrota electoral: no iban a poder ni los jueces ni la policía. Y eso es lo que ha sucedido, por fin. Hemos tenido que esperar muchos años pero ya ha sucedido. Aunque todavía no sea el momento de festejarlo a lo grande, les confieso que yo ha he brindado por la derrota del independentismo, que ha perdido más de un millón de votos respecto de 2021.  De modo que el señor Feijóo miente cuando dice que el "procés" está muy vivo. No miente por ignorancia (aunque la ignorancia no le es ajena). Feijóo miente por interés: es al PP a quien le conviene mantener al procés en estado zombi para dar miedo. Las estrategia de la derecha suelen ser siempre las mismas: crear mie

TAREK Y UN INSTITUTO EN LAS AFUERAS

Tarek nació en España, en una ciudad de la provincia de Barcelona. Sus progenitores son de Marruecos y emigraron para dar un futuro mejor a sus hijos: el padre era pastor, albañil y analfabeto, y también hacía recados con su furgoneta. La madre, ama de casa, analfabeta. Una vez en España, la familia encontró un piso compartido con otras dos familias en un barrio periférico de pequeños bloques construido para alojar a las familias que una antigua riada dejó sin casa. El padre encontró trabajos esporádicos en la construcción y el transporte. La madre limpia pisos por toda la ciudad y sus aledaños, todo en dinero negro. El padre decidió que estarían en este barrio hasta que las cosas mejoren. Pero las cosas no mejoraron, y las opciones e salir del barrio se empequeñecen. Ya no cree que jamás pueda salir de aquí. Quizás Tarek lo consiga, si sale adelante con los estudios. Tarek cursó la educación primaria con dificultades por el idioma, en la escuela del barrio. La mayoría del alumnado es

NIÑOS SOÑANDO CON MARCAS CARAS

Aunque me vean en la fotografía ataviado con una kandora, nunca fui musulmán. Apenas ligeramente cristiano. Nunca me han interesado mucho las religiones, más allá del gusto por la simbología, esas iconografías densas o delicadas, a veces atroces en el relato del martirologio, la atracción por la muerte o su facilidad por pintar mundo invertidos e imposibles (los últimos serán los primeros). Me atrajeron los iconos rusos, los capiteles románicos, la poesía mística y trasnochada. Me horroriza el pan de oro en las esculturas y el sadismo gratuito e incomprensible de Yahvé, el dios que se se comporta como un niño iracundo y malcriado. De Jesús me gusta todo menos su pretensión de divinidad, solo en lo humano le comprendo, aunque comprendo mejor al budismo y a los valores del estoicismo y a Epicuro. Después de leer "El Anticristo" de Nietszche o el diáfano "Porque no soy cristiano" de Russell, se me borró cualquier atisbo de creencia. Aún sigo, sigo creyendo en que no se